15 DE MAYO: ¿Quién es quién en las protestas de la red?

DIFERENTES INICIATIVAS CIUDADANAS Y DESCENTRALIZADAS EXPRESAN EL DESCONTENTO CON LA POLÍTICA Y LA ECONOMÍA

De forma descoordinada pero con el nexo común del hartazgo ante una clase política que continuamente se ve relacionada con casos de corrupción y alejada del bienestar de la ciudadanía, miles de mensajes se han agrupado bajo el nombre de estas cuatro ‘marcas’: No les votes, Democracia Real Ya, Estado del Malestar y Juventud sin Futuro. Ahora salen a la calle, pero su éxito, con la excepción de las performances públicas de Estado del Malestar, se ha reflejado hasta el momento en el muro de Facebook, los retuiteos de mensajes y hasta en el viejo e-mail. La expectativa para la movilización está creada.

- Tres hitos sociales de las movilizaciones en internet
- El 15 de mayo la indignación tiene un plan

Héctor R. Letón y Diego Sanz Paratcha (Redacción Diario Diagonal)
JPG - 166.1 KB

Con el precedente de las revoluciones árabes y la manifestación masiva de la juventud precaria en Portugal, en apenas tres meses ha surgido en España todo un movimiento en red que llama a no resignarse por la situación de crisis y el alejamiento respecto a la política institucional.

La convocatoria de una manifestación para el 15 de mayo con el lema “Democracia real ya: no somos mercancía en manos de políticos y banqueros” ha aglutinado el sentimiento de indignación. El lenguaje y las formas recuerdan a las convocatorias por la vivienda digna de 2006, si bien las actuales iniciativas apuntan a un malestar más generalizado.

NOLESVOTES

La aprobación de la llamada Ley Sinde el 15 de febrero agotó la paciencia de muchos. De forma inmediata, el hashtag (etiqueta) #nolesvotes comenzó a replicarse sobre todo tipo de noticias políticas. El lema “se tiene que notar a la hora de votar” de las movilizaciones contra la guerra de Iraq se transformaba en las redes sociales. “Es la gota que colmó el vaso, todo esto no es sólo por la ley Sinde. La gente está hasta las narices de lo que hacen los políticos, ellos representan los intereses de bancos, de las multinacionales, de la SGAE”, explica Enrique Dans, uno de los precursores de este movimiento. En su lanzamiento también participaron los conocidos blogueros Ricardo Galli, Javier de la Cueva y, especialmente, Carlos Sánchez Almeida.

No les votes no promueve la jornada del 15 de mayo. “No sé que haré ese día, no es algo que estemos coordinando. Lo que no quiere decir que puede que salga a la calle ese día, ni que no haya retuiteado muchas de las consignas que promueven quienes organizan esta jornada”, explica Dans.

“La clase política debe entender que si hay gente que se opone, significa que hay un malestar social. No es entendible que tres partidos, PP, PSOE y CiU, aprueben la ley Sinde y la gran base social se oponga. Es una partitocracia absurda”, afirma Dans, quien espera a las elecciones del 22 de mayo para comprobar la fuerza que tiene los actos coordinados en Twitter o Facebook que están canalizando este descontento social. Al igual que ya ha ocurrido en las últimas semanas en los países árabes.

DEMOCRACIAREALYA

Todo empezó como una conversación entre varios ‘amigos’ de Facebook hasta que desembocó en la convocatoria del 15 de mayo, este grupo se ha ido ampliando a través de Facebook, Tuenti, Twitter y otras redes sociales a gente que tuviera una visión similar”, explica Fabio Gándara, uno de los promotores de Democracia Real Ya. En total, se han anunciando 32 ciudades que albergarán estas protestas, localidades dónde se han conformado distintas asambleas para su organización.

Después de todo esto han logrado unos acuerdos mínimos que defender y que catalogan como “anticapitalistas”. “Es una iniciativa ciudadana para defender a todo el mundo, parados, jóvenes, precarios, etc. Queremos que la gente olvide sus divergencias ideológicas y se acerquen a este foro común al margen de partidos y de sindicatos”, afirma Gándara. Uno de sus leitmotiv es el hartazgo hacia los canales tradicionales de participación política que representan partidos políticos y grandes sindicatos.

“Ahora es el momento de salir de la red, de ir más allá de dar a una tecla”, explica Gándara, quien pretende que el 15 de mayo se iguale a movilizaciones como las que ha habido en Portugal, Reino Unido o los países árabes. En todos ellos, antes de salir a la calle se crearon sinergias en la red. Conscientes de que esto es sólo el principio de algo, sus lemas van en este sentido: “Estoy indignado”, “Creo que puedo cambiarlo”, “Creo que puedo ayudar”, “Sé que unidos podemos” o “Sal con nosotros”.

“Necesitamos una nueva forma de comunicar. Utilizar un lenguaje inclusivo, que no sea light, pero sí reivindicativo. El uso de un determinado tipo de lenguaje te puede encasillar demasiado”, explica este integrante de Democracia Real Ya.

MALESTAR.ORG

Un joven monta una convocatoria por Facebook en Sevilla contra la gestión de la crisis y la corrupción política. Grupos de gente en Madrid y Santander secundan su convocatoria de hacer una performance semanal de denuncia en una plaza céntrica. Más tarde surge el nombre: Estado del Malestar. Apenas dos meses después, medio centenar de ciudades, casi todas capitales de provincia, tienen su propio grupo promotor.

“Queremos comunicar que no es momento de quejarse en los bares”, resalta María, una trabajadora social que forma parte del nodo madrileño de malestar.org, “Esto no es un grupo, es un lugar”, remacha Marcos, en medio de la octava performance del colectivo en la Puerta del Sol. “Queremos abrir espacios y herramientas para que la gente se organice”, explica. Pero, asegura María, es importante “dejarse la ideología en casa para poder juntarse en la calle”.

Cada viernes a las 19 horas, por la plaza en cuestión se van dejando caer quienes han visto la convocatoria. Hasta ahora, en Madrid se ha representado desde un partido de fútbol entre PPSOE y PSOEPP hasta el juego de cruzar una simple línea en el suelo (“la línea de la indignación a la acción”). El seguimiento es irregular, tan variado como la procedencia de quienes forman los grupos: “estamos los que venimos siempre, y luego gente que va rotando”, asegura María. En el foro y en la página de Facebook del nodo madrileño participan unas 600 personas.

Como grupo difuso y reacio a adoptar posturas comunes más allá de la expresión conjunta en la calle, no existe un respaldo formal de todos los nodos de malestar.org a la convocatoria del 15 de mayo. “Pero en Barcelona, por ejemplo, lo votaron y decidieron que sí la apoyaban”, informa Marcos. “Y yo tengo claro que muchos de nosotros estaremos en la manifestación del 15”, añade María.

A la protesta del 15 de mayo también convoca Juventud Sin Futuro, una agrupación de asociaciones universitarias de Madrid. Casi como punto de partida de las movilizaciones del día 15, esta organización convocó una manifestación por el centro de Madrid el 7 de abril. Sus principales reivindicaciones giran en torno a la última reforma laboral, a la reforma del sistema de pensiones y a la mercantilización de la educación pública.

Al revés que el resto de grupos, después de su convocatoria más clásica, sus consignas y lemas han sido difundidas masivamente por las redes sociales y los medios de comunicación. Incluso el mismo 7 de abril se organizaron actos en otras diez ciudades del Estado y colectivos estudiantiles intentan conformar fuera de Madrid plataformas similares. En el resto de Europa, protestas similares se produjeron en torno al 24 de marzo.

¡¡Cómo se despacha hoy la caverna mediática!!

  • Qué expectáculo nos ofrecen hoy los quioscos de prensa. Tenemos la ocasión de ver perder los papeles (nunca mejor dicho) a la prensa española -principalmente la de extrema derecha-, babeando groseros titulares  sin ningún pudor.

  • Ante la entrada en escena de BILDU, otra nueva y nefasta opción política absolutamente prescindible como son casi todas las demás, estos medios son incapaces de admitir una mayor pluralidad que la que ellos contemplan.

  • Hoy es uno de esos días que, tras la sentencia del Tribunal Constitucional respecto a  Bildu, se han puesto a vomitar titulares salidos de las tripas de esos medios del “cuarto poder” decididos a conservar las esencias patrias.


DERECHOS HUMANOS, ¿DE QUIEN?

Vicenç Navarro* en el diario PÚBLICO

Es extraordinaria la selectividad que existe en los medios de información de mayor difusión de España en la cobertura de las violaciones de los derechos humanos hoy en el mundo.

Cuando tales violaciones ocurren en Cuba, la noticia ocupa grandes espacios mediáticos. La liberación de presos políticos en aquel país, por ejemplo, ha ocupado una gran atención de tales medios, así como de los establishments políticos tanto de España como de la Unión Europea. El Parlamento Europeo, por ejemplo, dominado por los partidos pertenecientes a las sensibilidades conservadoras y liberales, ha pasado varias resoluciones sobre lo que llaman “la flagrante violación de los derechos humanos en Cuba”.

Me parece bien que se denuncie la violación de derechos humanos en Cuba, pero me parece enormemente incoherente (para expresarlo de una manera amable) que se permanezca en silencio frente a las violaciones mucho más extensas y más dramáticas que las ocurridas en Cuba y llevadas a cabo en países gobernados por las derechas, tales como Colombia.

En realidad, este silencio muestra la falta de credibilidad de tales medios en su supuesta defensa de los derechos humanos. Lo que están haciendo es utilizarlos para promover sus puntos de vista políticos e ideológicos. No son las violaciones de los derechos humanos (que utilizan para sus fines ideológicos), sino su objetivo de promocionar su ideario político lo que motiva su atención a tal violación.

Hoy, uno de los países que está cometiendo mayores violaciones de derechos humanos en América Latina y en el mundo es Colombia, sin que los medios de información españoles de mayor difusión hayan informado sobre ello.

Colombia ha sobrepasado este año a Sudán como el país que tiene un porcentaje mayor de personas desplazadas de sus hogares por causas políticas. De una población total de 44 millones de habitantes, 5,2 millones (casi el 12% de la población) han sido desplazadas por causas políticas, siendo los grupos más afectados por estos desplazamientos forzosos las poblaciones indígenas, tal como documenta el asesor jurídico de los Sindicatos del Acero de EEUU, Dan Kovalick, en su artículo “Colombia Slips Into the Abyss” (Counterpunch, 10-03-11).
Es probable que esta situación se acentúe con el Tratado de Libre Comercio con EEUU, pues facilitará las inversiones estadounidenses en la producción de aceite de palma, que es una de las causas del desplazamiento de la población indígena, conseguido por medios violentos y liderado por los infames paramilitares, que utilizan la lucha contra la guerrilla como excusa para expulsar a miles y miles de campesinos de sus tierras.

El Tratado de Libre Comercio entre Colombia y EEUU (presionado por las grandes corporaciones estadounidenses) tendrá un impacto muy negativo en el pequeño campesino colombiano, tal como ha ocurrido con semejantes tratados bilaterales de EEUU con México y con Haití.

Como ha reconocido recientemente nada menos que el que fue presidente de EEUU Bill Clinton, el mayor promotor del tratado de libre comercio entre Haití y EEUU cuando fue presidente, tal tratado ha dañado a Haití. Cito directamente sus declaraciones:

“El tratado bilateral con Haití favoreció a los grandes agricultores de mi Estado, Arkansas, pero ha dañado enormemente a los pequeños campesinos de Haití. Fue un gran error… Y tendré que vivir el resto de mi vida con el sentimiento de haber sido responsable del deterioro de la capacidad de producir alimento por parte del propio pueblo de Haití” (mencionado en el artículo de Kovalick).

Otra enorme violación de los derechos humanos es la situación laboral en Colombia. Según la Escuela Nacional Sindical (ENS) de Colombia, 51 sindicalistas fueron asesinados en 2010, y en lo que va de año ya se ha asesinado a cuatro sindicalistas (incluyendo tres maestros). Como escribe el mismo Dan Kovalick (esta vez en el diario Huffington Post, 09-03-11), este número de sindicalistas, 51, es idéntico al número de sindicalistas asesinados en 2008, cuando el candidato Obama expresó su desacuerdo con el tratado bilateral de comercio entre Colombia y EEUU. El candidato Obama se opuso a la ratificación del tratado, refiriéndose a los asesinatos políticos de los sindicalistas como la causa de su oposición. Un indicador más del abandono de muchas de sus promesas ha sido el hecho de que el presidente Obama, con el mismo número de sindicalistas muertos hoy que entonces, apoye ahora tal ratificación. La situación de abuso que está ocurriendo en Colombia ha dado pie a que la Confederación Internacional de Sindicatos se oponga también a que se establezca un tratado bilateral entre la Unión Europea y Colombia semejante al que probablemente se aprobará en EEUU este año. Es probable que ambos parlamentos, el Congreso de EEUU y el Parlamento Europeo, que se llenan la boca hablando de derechos humanos, aprueben tal tratado.

¿Se imaginan ustedes qué ocurriría si fueran asesinados 51 sindicalistas en Cuba? Ocurre en Colombia y ni siquiera es noticia. ¿Dónde están los “grandes defensores de los derechos humanos” como Mario Vargas Llosa, José María Aznar, Bernard-Henri Lévy, Moisés Naím y otros? y ¿dónde se pueden leer los editoriales de los grandes medios de difusión protestando por tales hechos? Por cierto, cuando estoy terminando de escribir este artículo, leo en la agencia EFE que el abogado Ricardo Alberto Sierra, que representaba a los familiares de las víctimas de los paramilitares de la región del Pacífico (20.000 asesinados), acaba de ser asesinado ante su familia. ¿Hasta cuándo la comunidad internacional, supuestamente defensora de los derechos humanos, continuará con su silencio ensordecedor?

* Vicenç Navarro es catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra y profesor de Public Policy en The Johns Hopkins University

El sueldo de Teddy Bautista es de 250.000 euros al año

El presidente de la SGAE ha confesado hoy sin sonrojarse su salario y su jubilación, fijada en el 60% de su última nómina

El presidente del Consejo de Dirección de la extorsionadora Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha desvelado hoy su remuneración económica.

El sueldo de Teddy Bautista ha pasado de 300 euros semanales a 250.000 euros al año
En este sentido, el presidente de la SGAE ha explicado que cuando entró a trabajar en la institución, en el año 1983, recibió un sueldo de 300 euros semanales durante varios años “en concepto de ayuda por gastos”. “Solo varios años mas tarde, a finales de la década, la Junta Directiva decidió igualar mis prestaciones a las del Director General, algo así como 60.000 euros al año, como reconocimiento por la dedicación y las gestiones que habían ayudado a incrementar la recaudación de Derechos desde 18 millones de euros a 100 millones de euros”, indica el presidente ejecutivo de la SGAE.
Este -hoy soberbio cara dura  y mágnífico músico en épocas pasadas-, amparado por una ley abusiva, ha explicado como en 1996 y con el cambio de estatutos, pasó a ser Presidente del Consejo de Dirección (Presidente Ejecutivo) “cesando en mis funciones meramente políticas o representativas y recibiendo un sueldo de 120.000 euros/año”.
Su intrusiva gestión directa en la SGAE aumentó la recaudación hasta los 200 millones de euros/año por lo que se lucró con un contrato con las siguiente condiciones: “un salario anual de 250.000 euros/año en 14 pagas y una jubilación por la que recibiría una cantidad igual al 60% de mi salario a partir del día de mi jubilación”.

Objetivo: Silenciar Wikileaks por cualquier medio

En los próximos días cualquier cosa va a valer, incluido el asesinato de Julian Assange, con tal de silenciar a Wikileaks,  medio que saca a la luz los trapos sucios de los poderes políticos y económicos.

Matar al mensajero, y en este caso no sólo metafóricamente, vuelve a ser el objetivo para tapar lo denunciado.

El Congreso de EE UU sigue adelante en su objetivo para callar totalmente a Wikileaks en el país y en el resto del mundo. Después de que el senador independiente Joe Lieberman, jefe del Comité de Seguridad Nacional de esa cámara legislativa, obligara el miércoles a la empresa Amazon a que expulsara a la página web de sus servidores, numerosos representantes y congresistas han exigido hoy al Gobierno que prohíba que se pueda visitar la web Wikileaks.org desde direcciones norteamericanas y que elimine esa dirección permanentemente de todo el directorio de Internet.

– La representante republicana Candice Miller, de Michigan, ha dicho:”Julian Assange y Wikileaks son criminales cuyas acciones son de gran ayuda para los terroristas y para los regímenes criminales de todo el mundo. Ya es hora de que el Gobierno cierre WikiLeaks”.

– La ex Gobernadora de Alaska Sarah Palin, reina del movimiento ultra Tea Party, ha llamado al Gobierno a que responda con un ciberataque del Pentágono contra la página que gestiona Julian Assange y la cierre para siempre.

– Y finalmente Thomas Eugene Flanagan, que es asesor del primer ministro de Canadá, Stephen Harper, a quien ayudó a llegar al poder, en una entrevista a la CBS  ha pedido asesinar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange. “Creo que Assange debería ser asesinado”, dijo ante la incredulidad del entrevistador y de los colaboradores de la cadena de noticias norteamericana.

Todos esos representantes políticos están pidiendo al Ejecutivo que culmine lo que la Justicia -por dudoso- se ha resistido a hacer: el cierre total y permanente de Wikileaks.

Para mí, se acabó EL PAIS

El Blog de Alberto Arce

Un domingo más, guarro como soy, sin ducharme, bajo a comprar los croissants y la prensa y caigo por enésima vez en el gran error de EL PAIS.

Hace mucho tiempo que me digo a mí mismo que las páginas que le pagan (y bien) a la propaganda mentirosa y malintencionada bazofia de Bernard Henri Levy, o los laureles y la alfombra roja, llena de sangre, que le ponen a Álvaro Uribe, o la autoentrevista de Javier Moreno a Shimon Peres, o la invisibilización del golpe de estado en Honduras o las páginas y páginas y páginas de estilo, moda y tendencias se merecen que deje de comprarlo.

Pero siempre tropiezo de nuevo con mi propia inercia cómoda de la mañana, con la pereza de sumarse al ácido bórico o la burguesía de la parte alta de Barcelona (por muy bien escrita que esté, que lo está y con diferencia) y me quedo en EL PAIS.

Siempre nos quedamos con EL PAIS porque forma parte de nuestra educación, de lo que un día fue “el diario independiente de la mañana” y nació como nosotros a la democracia, para hacer cosas buenas, para cumplir una función social que nos enganchó y nos educó. Hasta que comenzó a adoctrinar y llevarse por delante cualquier atisbo de pensamiento crítico. Es lo que tiene ser “el diario global en español”.

abro EL PAIS SEMANAL y encuentro un motivo más, el enésimo, que puede incluso, llevarse por delante la página de Maruja Torres o las píldoras que suelta Ramón Lobo, los últimos de Filipinas…

El publirreportaje sobre el poder que acaban de publicar.

Buffff. Las manos manchadas de poder y corrupción. El PODER con mayúsculas. Sn atisbo de crítica. Sin esbozo de responsabilidad en los miles de vidas destrozadas que REPSOL deja detrás. Sin verguenza, en tiempos de Memoria histórica, por no retratar a Rodolfo Martin Villa, brazo en alto o con las manos manchadas, que es como las tiene. O poniendo como modelo ¿de qué? al Santander, la nueva inmobiliaria de los miles de personas deshauciadas o la Abengoa y el Florentino Perez del pelotazo urbanístico que se han llevado por delante la economía

No es suficiente  con su retrato, absolutamente acrítico del poder: “Han dado con la fórmula del éxito. Resisten en medio de la peor crisis económica global” sino que les desvinculan de cualquier consecuencia de sus actos y ofrecen un retrato inédito donde por no mencionar, ni mencionan, que mientras el país se va a tomar por culo, ellos incrementan sus beneficios. Esa simple relación causal.

¿Cómo lo hacen? ¿A costa de qué, (“reportaje inédito” lo llaman)? Inédito es que mientras el país se hunde, estos señores se forran, y EL PAIS, sin más, les hace la ola.

Se llama el silencio de quien paga.

Inédito sería que nos contasen lo que hace REPSOL en Ecuador. Inédito sería que nos contasen porque hay ONG´s que compran acciones de estas empresas para asistir a sus juntas y denunciar la mierda, la corrupción y las violaciones de Derechos Humanos en las que están implicados, de las que se derivan, en parte, esas modélicas cuentas de resultados. Inédito sería que rascasen en la historia de un Ministro de Franco al que retratan y del que no se menciona nunca su pasado (obviamente, era hasta hace cuatro días Presidente de Sogecable).

Inédito sería que se gastasen una décima parte de lo que ha costado producir ese publirreportaje en comprarle a cualquiera de las decenas de freelance que hay en este país, sus investigaciones reales, su periodismo de verdad, del que vale, para que la revista fuese digna de llamarse así.

Aunque ya sabemos que por mucho debate y entrevista que publiquen, por ejemplo, sobre Die Zeit, nunca, nunca se les ocurrirá pensar lo más mínimo en salvar de verdad al periodismo. Ya están muy ocupados haciendo caja en este tipo de basura. Ellos y todos los acólitos que rodean el pesebre haciendo la rosca para ver si les caen cuatro migajas.

Veo que la fotógrafa había hecho cosas para Amnistía Internacional. Imagino que todos tenemos un precio. En teoría. siempre tiene que colaborar alguien con el poder. Sin colaboradores necesarios, no funcionaría. No pasa nada. “Si no lo hago yo, lo hará otro”. Y mañana le doy dos fotos a una ONG y me limpio la conciencia.

Por si fuera poco, completan la jugada un publirreportaje sobre Lancome disfrazado de perfil de su Directora general y una entrevista con alguien que ha puesto a Valencia en el mapa de la lírica mundial que no merece la pena leer bajo el titular “El palau es como un Ferrari con el presupuesto de un seiscientos”.

Vamos.

Vamos a buscar el periodismo que interesa a otro lado. Y deberíamos hacerlo decenas de miles. A ver si así se hunden de una vez por todas y de las cenizas de su combustión puede tomar oxígeno el periodismo de calidad que comienza a extenderse como la espuma por la red a base de vocación, voluntarismo, esfuerzo, activismo y, sobre todo, mucha gente que, trabajando horizontalmente, sin camarillas ni deudas con el poder y sus procesos de etiquetado y lavado de cerebro mantiene alguna dignidad junto a la palabra “periodista”.

Periodismo Humano, por ejemplo, mejor blog periodístico del año 2010. Por poner un ejemplo. Sólo uno. Hay muchos más.

Una revista humorística denuncia a su imprenta por secuestro tras “meterse” con el Papa”

HENRIQUE MARIÑO en Diario Público

La imprenta se ha negado a entregar los ejemplares de ‘Retranca’, que este mes dedica su portada al elevado coste que supone la visita de Benedicto XVI a Santiago

El director de la revista humorística Retranca, Kiko da Silva, ha denunciado hoy el “secuestro” del último número de la publicación, dedicado a la visita del Papa a Santiago de Compostela. La portada, crítica con la parada y fonda de Benedicto XVI en la capital gallega, muestra al Pontífice bajo una lluvia de billetes y un titular que cifra su coste en tres millones de euros.

La cabecera, que aglutina a los mejores profesionales del cómic gallego y cuenta como invitados con firmas de publicaciones como El Jueves, no ha podido salir este mes a la calle porque la imprenta se ha negado a entregar los ejemplares. “Pensé que estaban de coña, pero no, iban en serio”, explica Da Silva, que ha calificado la “censura” de “indignante y delirante”.

“La decisión es absurda y no tiene pies ni cabeza. El dueño de la imprenta nos dijo que no nos entregarían los ejemplares porque moralmente no están de acuerdo con los contenidos y que harían todo lo posible para que no viesen la luz. Literalmente, aseguraron que no iban a darle publicidad a este tipo de blasfemias”, afirma el director de Retranca, caracterizada por apuntar sin remilgos a diestra y siniestra (Zapatero, Rosa Díez y Feijóo han protagonizado su primera plana) en función de la actualidad (de la fusión de las cajas gallegas a la huelga del metal en Vigo). “Ahora, con el Papa en Galicia, la portada era obvia. Es lo más chisteable del momento”, apunta este ilustrador vigués nacido en 1979, quien “probablemente” denunciará a la imprenta “por incumplimiento de contrato y por daños y perjuicios”.

El responsable de la misma, Francisco Jiménez Godoy, justifica que se han negado a editar la revista porque “ha cambiado sus contenidos y se mete de una manera desproporcionada con el Papa”. Hasta ahora, reconoce, no habían tenido problema alguno con las mofas de políticos, pero defiende su “libertad” para no sacar este número a la calle y esgrime que “no tenemos ningún tipo de contrato” con Retranca.

Da Silva, en cambio, apunta que los pagarés pendientes de pago son una prueba de vinculación laboral con la empresa, que tiene su sede en Murcia.

El director de Industrias Gráficas Jiménez Godoy ha insistido en que, por su parte, “hay un poco de tolerancia” y en que no tienen ningún inconveniente para publicar todo tipo de contenidos, excepto los pornográficos: “No nos sentimos a gusto con ese material”. En cuanto a los relativos a la Iglesia, como es el caso, “cuando son totalmente desproporcionados usamos nuestro derecho a no publicarlos”.

Da Silva deja claro que fueron los responsable de la imprenta quienes se pusieron en contacto con Retranca para imprimir la revista y que, cuando se llegó a un acuerdo, en ningún momento se planteó que hubiese algún tema indigno de publicación, tocase a la Iglesia o no. “No nos dijeron nada al respecto. Nuestra tendencia es no juzgar a los demás. Cuando trabajo con la gente, no pregunto en quién cree o a quién vota”, aclara Da Silva.

Preguntado por si se declaran católicos, el director de Industrias Gráficas Jiménez Godoy ha respondido: “Sí, sí”.

Nuevas aportaciones de la organización WikiLeaks

WikiLeaks (WikiFiltraciones o WikiFugas en inglés) es una organización que desde el año 2006 publica en su web informes y documentos filtrados con contenido muy interesante, sensible en materia religiosa, corporativa o gubernamental, preservando el anonimato de sus fuentes.

Para ello, la organización ha habilitado una web, War logs, donde cualquier lector puede navegar con facilidad sobre los archivos.

Su actual director es el australiano Julian Assange y como es de suponer no goza de las simpatías de los grandes poderes.

En la foto aparece en la rueda de prensa que ha dado esta mañana en Londres para defender su segunda publicación masiva de documentos secretos sobre la guerra de Irak y para anunciar la publicación en breve de una nueva remesa de 15.000 informes sobre las operaciones del Ejército del Estados Unidos en Afganistán.

Respecto a ésto, anoche colgó en su web 391.000 páginas con las que trata de dar una información neutral de lo ocurrido durante el conflicto, como el uso sistemático de torturas, los 109.000 muertos en Irak entre 2003 y 2009 -el 63% de ellos, civiles-, y las ayudas de Irán a las milicias iraquíes, como revelaciones principales.

En la misma rueda de prensa, el abogado Phil Shiner, del grupo Public Interest Lawyers, ha asegurado que los documentos demuestran que en algunos momentos se puede demostrar la presencia de fuerzas británicas en algunas acciones ilegales que podrían ser objeto de un proceso judicial.

Como demuestran los documentos publicados, el Ejército iraquí formaba parte de un sistema creado por la coalición ocupante basado en hacer la ‘vista gorda’.

Existe una gran cantidad de informes médicos sobre presos que fueron encapuchados, colgados por muñecas o tobillos y sometidos a electro shocks o palizas. Pero parece demasiado fácil hacer que recaigan todas las barbaridades cometidas en Irak sobre el Ejército o las fuerzas de seguridad iraquíes (El recuerdo de Abu Ghraib sigue presente).

Para empezar, porque las fuerzas de la coalición conformaron, dieron el visto bueno y adiestraron a ese nuevo Ejército.

Para continuar, por datos como los siguientes: EEUU estuvo involucrado en la muerte de más de 600 civiles en los ‘check points’. Y eso, tal y como indica el periódico estadounidense, fue una de las principales causas que provocaron un aumento de la violencia sectaria a partir del tercer año de la guerra. (Ver tabla siguiente)

Fuentes: Diario Público, El País, The Guardian y Wikipedia.

¿ES TAN MALO SER ANTISISTEMA?

FRANCISCO FERNÁNDEZ BUEY y JORDI MIR,  en PÚBLICO

Venimos observando que, en los últimos tiempos, los medios de comunicación de todo tipo han puesto de moda el término antisistema. Lo usan por lo general en una acepción negativa, peyorativa, y casi siempre con intención despectiva o insultante. Y aplican o endosan el término, también por lo general, para calificar a personas, preferentemente jóvenes, que critican de forma radical el modo de producir, consumir y vivir que impera en nuestras sociedades, sean estos okupas, altermundialistas, independentistas, desobedientes, objetores al Proceso de Bolonia o gentes que alzan su voz y se manifiestan contra las reuniones de los que mandan en el mundo.

Aunque no lo parezca, porque enseguida nos acostumbramos a las palabrejas que se ponen de moda, la cosa es nueva o relativamente nueva. Así que habrá que decir algo para refrescar la memoria del personal. Hasta comienzos de la década de los ochenta la palabra antisistema sólo se empleaba en los medios de comunicación para calificar a grupos o personas de extrema derecha. Vino a sustituir, por así decirlo, a otra palabra muy socorrida en el lenguaje periodístico: ultra. Pero ya en esa década la noción se empleaba principalmente para hacer referencia a las posiciones del mundo de Herri Batasuna en el País Vasco. En la década siguiente, algunos periódicos a los que no les gustaba la orientación que estaba tomando Izquierda Unida ampliaron el uso de la palabra antisistema para calificar a los partidarios de Julio Anguita y la mantuvieron para referirse a la extrema derecha, a los partidarios de Le Pen, principalmente, y a la llamada izquierda abertzale. Así se mataba de un solo tiro no dos pájaros (de muy diferente plumaje, por cierto) sino tres.

Esa práctica se ha seguido manteniendo en la prensa aproximadamente hasta principios del nuevo siglo, cuando surgió el movimiento antiglobalización o altermundialista. A partir de entonces se empieza a calificar a los críticos que se manifiestan de grupos antisistema y de jóvenes antisistema. Pero la calificación no era todavía demasiado habitual en la prensa, pues el periodista de guardia de la época, Eduardo Haro Teglen, en un artículo que publicaba en El País, en 2001, aún podía escribir: “Las doctrinas policiales que engendra esta globalización que se hace interna hablan de los grupos antisistema. No parece que el intento de utilizar ese nombre haya cundido: se utilizan los de anarquismo, desarraigo, extremismo, agitadores profesionales. Pero el propio sistema tendría que segregar sus modificaciones para salvarse él si fuera realmente un sistema y no sólo una jungla, una explosión de cúmulos”.

En cualquier caso, ya ahí se estaba indicando el origen de la generalización del término: las doctrinas policiales que engendra la globalización. Desde entonces ya no ha habido manifestación en la que, después de sacudir convenientemente a una parte de los manifestantes, la policía no haya denunciado la participación en ellas de grupos antisistema para justificar su acción. Pasó en Génova y pasó en Barcelona. Y también desde entonces los medios de comunicación vienen haciéndose habitualmente eco de este vocabulario.

El reiterado uso del término antisistema empieza a ser ahora paradójico. Pues son muchas las personas, economistas, sociólogos, ecólogos y ecologistas, defensores de los derechos humanos y humanistas en general que, viendo los efectos devastadores de la crisis actual, están declarando, uno tras otro, que este sistema es malo, e incluso rematadamente malo. Académicos de prestigio, premios Nobel, algunos presidentes en sus países y no pocos altos cargos de instituciones económicas internacionales hasta hace poco tiempo han declarado recientemente que el sistema está en crisis, que no sirve, que está provocando un desastre ético o que se ha hecho insoportable. Evidentemente, también estas personas son antisistema, si por sistema se entiende, como digo, el modo actualmente predominante de producir, consumir y vivir. Algunas de estas personas han evitado mentar la bicha, incluso al hablar de sistema, pero otras lo han dicho muy claro y con todas las letras para que nadie se equivoque: se están refiriendo a que el sistema capitalista que conocemos y en el que vivimos unos y otros, los más moran o sobreviven, es malo, muy malo.

Resulta por tanto difícil de entender que, en estas condiciones y en la situación en que estamos, antisistema siga empleándose como término peyorativo. Si analizando la crisis se llega a la conclusión de que el sistema es malo y hay que cambiarlo, no se ve el motivo por el cual ser antisistema tenga que ser malo. El primer principio de la lógica elemental dice que ahí hay una incoherencia, una contradicción. Si el sistema es malo, y hasta rematadamente malo, lo lógico sería concluir que hay que ser antisistema o estar contra el sistema. Tanto desde el punto de vista de la lógica elemental como desde el punto de vista de la práctica, es indiferente que el antisistema sea premio Nobel, economista de prestigio, okupa, altermundista o estudiante crítico del Proceso de Bolonia.

Si lo que se quiere decir cuando se emplea la palabreja es que en tal acción o manifestación ha habido o hay personas que se comportan violentamente, no respetan el derecho a opinar de sus conciudadanos, impiden la libertad de expresión de los demás o atentan contra cosas que todos o casi todos consideramos valiosas, entonces hay en el diccionario otras palabras adecuadas para definir o calificar tales desmanes, sean éstos colectivos o individuales. La variedad de las palabras al respecto es grande. Y eligiendo entre ellas no sólo se haría un favor a la lengua y a la lógica sino que ganaríamos todos en precisión. Y se evitaría, de paso, tomar la parte por el todo, que es lo peor que se puede hacer cuando analizamos movimientos de protesta.
Francisco Fernández Buey y Jordi Mir son del Centro de Estudios sobre Movimientos Sociales (CEMS)-Universidad Pompeu Fabra

Ilustración de Iker Ayestaran