Grecia NO nos debe 26.000 millones de euros

Fuente: Tomás Iglesias en rankia.com

De Guindos, multitud de comentarios en toda noticia económica y hasta Mario Vargas Llosa nos recuerdan continuamente que Grecia debe a España 26.000 millones de euros que se han prestado para pagar los gastos de funcionarios, sanidad y similares de  Grecia y que se perderán si se acomete una reestructuración de la deuda. Pues todo esto no responde a la realidad y, por tanto, me permito calificarlo como una gran mentira.

Para comenzar me gustaría negar la mayor: España no ha prestado 26.000 millones de euros. En los rescates de Grecia (igual que en otros) siempre se nos ha dicho que España “contribuye con…” en lugar de “presta”; esto esconde algo más que un matiz.

Los rescates a Grecia se han instrumentado mediante fondos radicados en Luxemburgo. Estos fondos emitieron deuda para a su vez amortizar deuda helena. Por lo tanto, España no ha puesto los 26.000 millones sino que se ha limitado a avalar dicha cantidad. Si tenemos en cuenta este matiz tenemos una primera gran diferencia.

Todos somos conscientes de la delicada situación de las cuentas públicas españolas. Espero que se entienda que no es lo mismo que perdamos 26.000 millones que “esperábamos” cobrar en un futuro lejano (los que esperasen que Grecia pague) a una situación en la que nos veamos obligados a pagar 26.000 millones de alguna u otra forma.

En todo caso, me gustaría llamar la atención sobre una pequeña contradicción.  Este argumento se usa para vender que su actitud nos supondrá un coste elevado. Convendremos todos que en este caso la realidad supondría un mejor argumento para este fin que la inexactitud. Parece evidente que la “licencia poética” responde a evitar ulteriores preguntas; a fin y a cuentas si parece que vamos a tener que pagar 26.000 millones a cuenta de Grecia nos preguntaremos ahora el ¿para qué?, ¿Por qué?, ¿A quién? Y unas cuantas más. Estas preguntas se evitan usando el pasado: “hemos pagado”. Además debemos tener en cuenta que es probable que no tengamos que pagarlos, o mejor dicho, es más que probable que no los paguemos (lo que no es buena noticia)

En particular, es muy interesante la pregunta del “para que”; reformulando la pregunta: ¿Se han usado los fondos del rescate para pagar a funcionarios, gastos sociales o cualquier gasto “normal” de Grecia?  Es fácilmente comprobable que con los fondos puestos a disposición de Grecia sólo se han satisfecho dos gastos. Por un lado, se han recapitalizado entidades de crédito privadas y, por otro lado, se ha pagado la deuda pública. De hecho, todo el mundo parece olvidar que los fondos prestados a Grecia se han instrumentado a través de cuentas a las que Grecia no tenía acceso.

Por lo tanto, el dinero no ha ido destinado a pagar funcionarios, sanidad, educación ni  mucho menos para todas las falsedades que circulan por los foros (inversiones en lagos secos, pensiones de no sé cuánto…. etc) que ya había comentado en el pasado.

Voy a aceptar que la licencia poética de afirmar que se han usado los fondos para mantener a los funcionarios responde en realidad a otro argumento; “vale que se han usado los fondos para esto, pero si Grecia hubiese entrado en default no se hubiese podido pagar a los funcionarios”.

Para comprobar el sustento de este razonamiento me gustaría que se recordase cualquier default que se haya producido en cualquier país en cualquier momento histórico: Bajo esas circunstancias, ¿qué es lo que se deja de pagar?; o miremos también cualquier declaración de concurso de cualquier empresa, ¿se deja de pagar la deuda o los gastos de funcionamiento de dicha empresa?

Cómo pista me gustaría recordar que mientras se rescataba a Grecia se aprobaba en España una modificación de la Constitución a instancias del BCE para que el pago de la deuda pública tuviese total prioridad sin que se pueda pagar nada mientras no se pague el total de la deuda. Lo que vendría a significar que los eruditos mercaderes ven posible que se haga una transferencia desde el Gobierno de España por un funcionario que no cobra, a través de un internet que no se paga, de un dinero que se recauda por otros funcionarios que no cobran, mientras se protegen las instituciones con policías que no cobran con un material que no pagan.

Es sencillo; si existe un default lo que se deja de pagar es la deuda, porque la otra opción es dejar de pagar el funcionamiento del estado lo que bloquea sí o sí el pago de la deuda. Por tanto, evitando el default se ha evitado impagar la deuda pública ya que esto sería lo impagado en caso de que no se hubiese “rescatado” a Grecia .

Para que no se pierda el hilo voy a parar aquí y re-redactar lo explicado; cuando dicen que si Grecia impaga perdemos los 26.000 millones que les hemos dejado para malgastar en funcionarios, debemos entender que en realidad estamos diciendo algo así como:

Si Grecia impaga tendremos que pagar las pérdidas que nos hemos comprometido a asumir a los inversores en los fondos creados ad hoc para recapitalizar los bancos griegos  y pagar a los bancos e instituciones que tenían títulos de deuda pública griega. Todo esto hecho desde un fondo en Luxemburgo, pero a través de una cuenta del gobierno griego, a la que este no tenía acceso.

Espero que con esta redacción se entienda mejor para pasar al siguiente punto. Es más que probable que no paguemos los 26.000 millones. Esto responde a un esquema sencillo que explicaré en otro post.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s