LA NECESARIA HUMILLACIÓN PÚBLICA DE PEDIR EL RESCATE

Este muestrario de eufemismos encadenados para disfrazar la realidad, es lo que nuestro gobierno presenta al “Eurogrupo”, (como todos sabemos, ese poder fáctico que en la Unión Europea congrega a los ministros de Economía y Finanzas de los Estados de la Unión cuya moneda es el euro y que, aún careciendo de representatividad legítima para gobernar países, lo hace).

Acostumbrados a mentir, como hacen en todas sus comparecencias, no sorprende.

Por supuesto “queda pendiente” el Memorando que es “la madre del cordero” con el que los hombres de negro manejarán este país con mano de hierro y con un sólo objetivo, sacar de todos los capítulos presupuestarios nuestro dinero para devolver lo prestado, que recordemos, va a parar a los bancos.

Sorprende por su desfachatez, el encabezamiento del escrito con el que este ex-directivo de la estafadora banca Lehman Brothers, se dirige a quienes se disponen a estrangularnos:

“Tengo el honor de dirigirme a Usted en nombre del Gobierno de España, para solicitar formalmente asistencia financiera para la recapitalización de las entidades financieras españolas que así lo requieran. Esta asistencia financiera se enmarca dentro de los términos de la ayuda financiera para la recapitalización de las instituciones financieras. La elección del instrumento concreto en el que materializará esta ayuda, tendrá en consideración las diferentes posibilidades disponibles en la actualidad y aquellas que se puedan decidir en el futuro.

El Gobierno de España valora muy favorablemente la declaración de los Ministros del Eurogrupo del 9 de Junio, en la que se respaldan la determinación de las autoridades españolas de reestructurar el sistema financiero y su intención de solicitar asistencia financiera para la recapitalización de las entidades financieras, por un importe suficiente para cubrir las necesidades de capital más un margen de seguridad adicional, hasta un máximo de cien mil millones de euros.

El Fondo para la Restructuración Ordenada Bancaria (FROB), que actuará en representación del Gobierno de España, será la institución receptora de los fondos que canalizará a las entidades financieras.

Las autoridades españolas ofrecerán todo su apoyo en la valoración de los criterios de elegibilidad, la definición de la condicionalidad financiera, el seguimiento de las medidas a implantar y en la definición de los contratos de ayuda financiera, con el objetivo de finalizar el Memorando de Entendimiento antes del 9 de Julio para que se pueda discutir en el próximo Eurogrupo. En este sentido, los dos ejercicios de valoración del sistema financiero español que acaban de realizar los dos expertos independientes así como el análisis FSAP [siglas en inglés del Programa de Asesoramiento del Sector Financiero] del Fondo Monetario Internacional, se deberían tener en cuenta como punto de partida”.

Luis de Guindos

CATASTROIKA

Nueva y magnífica película de los creadores de “Debtocracy”, los periodistas Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi, que utilizan este término para dar nombre a este nuevo documental, lógica secuela y continuación del anterior, en el que se examinaron las causas de la crisis de endeudamiento en Grecia y en la periferia de Europa.

Está coproducida por cuestación popular y está disponible de forma gratuita bajo licencia Creative Commons.

El documental descubre los resultados de la actual venta de los recursos públicos de Grecia, exigidos a fin de afrontar la inmensa deuda soberana del país. Slavoj Zizek, Naomi Klein, Luis Sepulveda, Ken Loach y Greg Palast hablan sobre las medidas de austeridad del gobierno griego así como del ataque contra la Democracia en Europa, tras la propagación general de la crisis financiera. Académicos y especialistas como Dani Rodrik, Alex Callinicos, Ben Fine, Costas Douzinas, Dean Baker y Aditya Chakrabortty presentan aspectos desconocidos de los programas de privatización en Grecia y en el extranjero.

Un atisbo de esperanza

En todas las ciudades europeas y norteamericanas se han producido a lo largo de los dos últimos años multitudinarias manifestaciones en contra de los recortes que los distintos gobiernos han ido imponiendo a base de decretazos. Manifestaciones y huelgas que no tenían eco en el pasado, con cifras estratosféricas de participantes. Es más, incluso se han gestado movimientos de la multitud, de la ciudadanía en el más amplio sentido de la palabra, completamente nuevos que han configurado un nuevo reto para toda la política tradicional y para el propio Estado moderno. El 15M en España u Occupy en Estados Unidos y Reino Unido han transformado nuestra gramática y parecen tener una gran proyección de futuro.

La calle ha sido clara pero no parecía concretarse con resultados electorales notables. La separación entre instituciones caducas guardianes del viejo orden y los nuevos movimientos ciudadanos no ha dejado de agrandarse. Presxs de nuestra propia path dependence veíamos con cierta impotencia la falta de alternativas en el marco institucional vigente. Las protestas no han sido capaces de parar los distintos programas -mal denominados- de ajustes ni de revertir la dramática trayectoria sistémica. Pero, aun así, la ciudadanía europea y mundial está demostrando una gran madurez democrática y podemos empezar a vislumbrar un atisbo de esperanza con los resultados en Alemania, Grecia, Francia e Italia.

En efecto, la crisis se ha llevado por delante a todos los gobiernos que han intentado gestionarla (siempre obedeciendo los dictámenes de los poderes financieros), desde los social-liberales hasta los de derechas. De hecho, lo común a todos estos gobiernos ha sido seguir las exigencias de la ortodoxia económica liberal. Austeridad, recorte del gasto público, subida de impuestos…Daba igual si era el PSOE de Zapatero, el PS de Sócrates, el PASOK de Papandreu o el Partido Conservador de Cameron. Y lxs ciudadanxs han ido mostrando su rechazo a los distintos planes de reestructuración financiera (dinero público a la banca), de programas de reformas regresivos y de recortes al estado del bienestar. A modo de ejemplo, en España, el PP ganó con mayoría absoluta gracias a la hecatombe socialista (merecida por su nefasta gestión de la crisis y de su traición a cualquier principio socialdemócrata). Es decir, lxs ciudadanxs han demostrado su rechazo a las políticas emprendidas, tanto en las calles como en las urnas.

La guindilla a este rechazo se produjo ayer, cuando un candidato como François Hollande ha podido superar la agresiva campaña que ha sufrido en su contra para ganar unas elecciones en las que se ha presentado con un programa muy progresista (cercano al de IU en España) y como abanderado de la política del crecimiento (de las políticas de estímulo económico). Puede que nos decepcione y que todo su discurso no sea más que una mera escenificación pero le daremos un voto de confianza (al menos los 100 días).

Todavía más esperanzador es el caso griego. Los dos partidos tradicionales y únicos defensores de los planes de rescate impuestos por la troïka se llevaron el varapalo más sonado que se recuerda. El primer bipartidismo que cae en la UE. Y es normal, esperemos que esta actitud se extienda para ganar más democracia en el resto de Europa. Los griegos han sufrido un gobierno de ND, estafó a propios y extraños con las cuentas públicas, se dio entonces un voto de confianza al PASOK y éste decepcionó todavía más (por traicionar sus propios principios y hacer un gobierno de concentración con la extrema derecha representada en LAOS y con ND). Si en el 2009 ND y el PASOK obtuvieron el 80% de los votos, hoy, en el 2012, se desploman hasta el 33%. En otras palabras, un 67% de los votantes griegos ha RECHAZADO de raíz los planes de ajustes que tanto están asfixiando la ya mermada economía helénica.  La izquierda entra con mucha fuerza (30% de los votos entre SYRIZA, la IU local, KKE -el PCPE griego- e Izquierda Democrática -que sería un ala izquierdista del PSOE).El auge de la extrema derecha no deja de ser una expresión más del descontento griego y de los draconianos y suicidas planes que se le van imponiendo a su población.

Por su lado, Angela Merkel no deja de cosechar derrota tras derrota allí donde se celebran elecciones.

La política económica que se está llevando a cabo en Europa no solo está suponiendo un sonoro fracaso en cuanto a resultados macroeconómicos (la cosa no para de empeorar año tras año) se refiere sino que no cuenta con el consentimiento de la mayoría de la ciudadanía. Ésta, muestra su descontento de distintas formas (unas más novedosas, transgresoras y emancipadoras como podrían ser el 15M u Occupy y otras más tradicionales a través del voto en las urnas o los canales habituales de protesta sindical) aunque los mercados no dejen de penalizar dichas actitudes. El divorcio entre capitalismo y democracia ha quedado bien reflejado en diversas ocasiones con las reacciones de las bolsas ante los resultados electorales que se producían en los distintos países (Perú de Humala, Grecia hoy o Francia son algunos ejemplos), en continuos ataques a las soberanías nacionales.

Por eso debemos continuar movilizándonos, crear nuevas formas de biopoder (en las plazas, en las calles) e intentar seguir buscando la alternativa institucional y no institucional a este sistema. Y para ello es necesario reivindicar más democracia, más política. Alejarnos de corporativismos y luchar por un mundo más justo por y para el 99%. La superación de este sistema lleva consigo la liquidación de las obsoletas estructuras de poder que lo mantienen y por ello se debe y se producirá un curioso juego entre la política real, la de lxs ciudadanxs en las calles y la puramente institucional (que ofrecerá muchas resistencias al cambio). Tenemos una cita muy importante al respecto  los próximos días 12-15 de mayo para seguir edificando el nuevo sistema.

Sin embargo, no podemos perder el oremus. Todo esto va para largo y el plan B del capitalismo, del 1%, es la dictadura (Monti y Papadimos han sido el primer aviso). La escalada represiva en el estado español y el preocupante auge de la extrema derecha son el segundo aviso. Deberemos mantenernos alerta.

LO QUE NO SE DICE SOBRE GRECIA

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Parece que, por fin, los dirigentes de la Eurozona (junto con el Fondo Monetario Internacional) han acordado un préstamo de 130.000 millones de euros al gobierno de Grecia para que ésta pueda pagar sus deudas. Es, pues, una transferencia de fondos a la banca europea, propietaria de la deuda pública griega, y muy en especial a la banca alemana, francesa y griega. A cambio, Grecia se convierte en una colonia de Alemania, pues cualquier decisión presupuestaria del gobierno griego tiene que sea aprobada básicamente por el gobierno alemán Merkel. Las medidas impuestas por Alemania beneficiarán a la banca europea, incluyendo la banca y la gran patronal griega. La clase trabajadora perderá, según tales condiciones, gran número de los derechos, con enormes recortes en los servicios públicos del Estado del Bienestar, como sanidad y educación. En realidad, el dominio del establishment financiero y económico griego sobre el Estado griego durante, no sólo su periodo dictatorial, sino también su periodo democrático, es responsable del enorme retraso del Estado del Bienestar en Grecia. El fraude fiscal es enorme, como lo atestigua que el 94% de los griegos declaran ingresos inferiores a 30.000 euros al año. Según las cifras del fisco, Grecia apenas tiene ricos o súper ricos.

Dentro del establishment griego hay uno que está muy privilegiado por el Estado griego y que no ha sido afectado por las medidas de austeridad impuestas por Alemania. Es el complejo militar industrial. Grecia es el país europeo que proporcionalmente se gasta más en el sector militar. En realidad, es uno de los cinco países del mundo que importa más armas. Y la mayoría de estas armas se las venden a Grecia los siguientes países: Alemania, Francia y EEUU. Casi mil tanques Leopard fueron comprados en 2009 (ya en plena época de crisis) de su productor en Alemania. Y en 2010 también compró a Alemania 223 howitzers y un submarino al coste de 403 millones de euros. En realidad, Grecia se gasta más del doble del promedio que se gastan en armas los países de la OTAN. Parte de la deuda pública del Estado griego se originó precisamente con la compra de este equipamiento militar.

La supuesta ayuda de la Eurozona liderada por el binomio Sarkozy-Merkel, es precisamente una ayuda de los bancos alemanes y franceses, que prestaron dinero al Estado griego para que éste pudiera comprar armas y enriquecer el estamento militar más grande (proporcionalmente) de la UE-15. Para darse una idea del tamaño de este sector, basta conocer que Grecia tiene un ejército de 156.000 personas para ofrecer, en teoría, seguridad y defensa a once millones de ciudadanos. El Ejército alemán tiene 250.000 personas para una población aproximada de 82 millones de ciudadanos.

Pues bien, este sector es de los que menos recortes recibe en las políticas de recortes. Hasta hoy, y según las propuestas del binomio Merkel-Sarkozy, los servicios públicos del Estado del Bienestar, sanidad y educación, recibieron recortes muy sustanciales. No así sus fuerzas armadas. ¿Por qué un sector militar tan extenso? A primera vista podría creerse que, puesto que Grecia es el país del mundo con mayor marina mercante, una posible explicación sería para guardar tal marina, en tiempos de piratería, como los actuales. Pero la dimensión náutica de tales fuerzas armadas está poco desarrollada. ¿A qué se debe, pues, un gasto tan notable? Entonces, la opción restante es el “peligro de Turquía”. Pero parece que pocos esfuerzos se han hecho para diluir las tensiones con Turquía. Todos los indicadores parecerían indicar que los problemas con Turquía podrían resolverse por vía diplomática. Pero ello no ocurre. Y la causa es que no se desea que se resuelvan. La industria armamentista, el Ejército y la banca alemana y francesa, no desean que las tensiones desaparezcan. Y de ahí la situación escandalosa (no hay otra manera de definirla) actual. El gobierno alemán está imponiendo unas medidas de austeridad brutales a las clases populares griegas a fin de que el Estado griego pueda pagar a los bancos alemanes los préstamos de dinero que el gobierno de Grecia tuvo que pedir para poder comprar sus juguetes militares. Así de claro.

Imaginar Grecia- Entrevista a @tinaletina

Útiles en Movimiento ∼ por Guillermo Zapata

Imaginar Grecia- Entrevista a @tinaletina

El pasado 12 de Febrero, domingo, el parlamente griego aprobó un nuevo paquete de recortes para recibir el “rescate Europeo”. En Grecia, una multitud enorme de gente se echó a la calle para protestar contra dicha medida, se produjeron numerosas detenciones y heridos, se quemaron locales comerciales y se ocuparon cines, hospitales, etc. Las medidas, sin embargo, fueron aprobadas. En twitter, la solidaridad con el pueblo griego se extendió como la pólvora. Semanas después, durante las movilizaciones de los estudiantes valencianos, Mariano Rajoy esgrimía el fantasma de Grecia y sus protestas para asustar a la población. Para entender qué está pasando en Grecia y cómo se vive cotidianamente en el país más saqueado por el capitalismo financiero y la Unión Europea, hemos entrevistado a @tinaletina. Durante la noche del 12 de Febrero su cuenta de twitter era un enlace con lo que estaba sucediendo allí, fiable, llena de sentido común y totalmente conectada con el territorio, le hemos pedido que nos ayude a entender y a imaginar Grecia.

1.- Una parte importante de lo que conocemos de la situación Griega es, o bien a través de los medios de comunicación, o bien a través de redes sociales en momentos muy puntuales. Prácticamente no sabemos nada de la supervivencia cotidiana de la población. ¿Cómo es el cotidiano ahora mismo? ¿Qué consecuencias concretas están teniendo los recortes?

Podría hablar del aumento del paro, de la gente sin techo, de los suicidios por motivos económicos, de los abandonos de niños a instituciones por padres desesperados pero puede parecer sensacionalista…Solo un detalle, una imagen que me parece que resume la situación. Grecia esta llena (desde hace ya un tiempo) de anuncios y tiendas de “Compro Oro”.



2.- ¿Cómo se está organizando la gente para resistir a ésta situación? Me refiero en el cotidiano. ¿Qué movimientos han nacido o qué herramientas?

Unas de las estructuras más importantes que surgieron en los últimos meses son los centros de salud para gente sin cobertura médica. Algunos se organizaron por iniciativa de ayuntamientos locales u otras instituciones, y otros por iniciativa propia de médicos voluntarios. Además varios colectivos y pequeñas organizaciones montan cocinas solidarias y reparten comida en la calle, agricultores reparten alimentos gratuitamente como forma de protesta… Otro proyecto muy importante es Tutorpool, una red de profesores que ofrecen clases particulares de todas las materias a escolares que necesitan refuerzo y no se lo pueden permitir (el estado miserable de la educación pública hace que las clases de refuerzo sean una necesidad, desde hace ya décadas). Esta red opera por todo el país y lo novedoso es que se ideó, se gestó y se sigue organizando a través del twitter. Y no olvidar el movimiento “Den Plirono” (el Yo no Pago griego) que sigue activo desde que se formó, el 2008.





3.- He leído noticias sobre ocupaciones de centros de salud y colegios por parte de los propios profesionales que trabajaban en ellos, ¿esta práctica es generalizada?

No lo es. La ocupación de edificios públicos en Grecia es una práctica muy extendida tradicionalmente pero tiene un fin concreto y en la mayoría de los casos una duración determinada. La ocupación supone la suspensión de la actividad del centro y sirve para llamar la atención y aumentar la presión. En este sentido, no suelen haber centros ocupados que mantengan su actividad de manera autogestionada. Estos casos muestran una voluntad de experimentar con las maneras de protesta e incluso superar la fase de reacción y proponer alternativas. La reciente acción de un grupo de voluntariado de la prefectura de Piería anda también por este camino. Ellos contactaron a productores de patatas de otra región y les encargaron 24 toneladas. Los habitantes de la región hicieron su reserva por internet y las recogieron en el punto de reparto, a precio de productor, esquivando así los sobrecostes abusivos de los intermediarios. Tuvo tanto éxito que pronto repetirán la operación, esta vez con una cantidad de producto incluso mayor. Y ya hay otra prefectura que se ha sumado.

4.- Desde los medios de comunicación se sitúa Grecia como una amenaza constante, incluso Rajoy habla de Grecia como el escenario al que iremos en España si no aceptamos sus medidas. ¿Cómo valores esta táctica?

Los medios tradicionales griegos (sobre todo los televisivos) producen un discurso muy similar, hablando de las nuevas medidas como el mejor de los males y criminalizando cualquier disidencia, ya sea en el ámbito político parlamentario como en la calle, tratándola como excesiva, contraproducente e incluso organizada (esa última) por centros ocultos. Se habla de los efectos inmediatos de los recortes, los nuevos impuestos, el aumento de precios de los productos básicos etc. comparándolos siempre con el todavía peor escenario de una quiebra probable (que según ellos se parece mucho al mismo apocalipsis) neutralizando así la rabia y la reacción. Aumentan la sensación de inseguridad a la vez que intentan restaurar el papel de las figuras públicas electas y las instituciones (en la calle se respira un gran desprecio a personas y cargos). Intentan mantener en pie la narrativa del ¨salvamento¨, que a pesar de todo estamos salvados, una tarea muy dificultosa porque se está haciendo claro que, pese a implantar las medidas, no lo estamos. En definitiva, la propaganda habitual se demuestra cada día más caduca.



5.- Cuando se habla de la situación Griega desde aquí, especialmente desde las posiciónes más activistas se pone el centro tanto en las huelgas como en la capacidad de resistencia a la acción policial en la calle. Sin duda, esto es fundamental en un contexto de saqueo y recortes, pero ¿existe una sensación de agotamiento de estas herramientas o por el contrario se habla de su intensificación?

Las dos cosas. Por una parte existe una necesidad cada vez mas generalizada de poder resistir a las actuaciones policiales abusivas durante las protestas y defenderse. Por otra, se hace obvio que mientras no se crean las condiciones o espacios que permitan la reflexión y el dialogo, la gente estará condenada a ofrecer resistencia como puede (en un contexto donde están claramente desfavorecidos). Creo que hay cada vez menos gente que le tenga miedo al enfrentamiento pero que esta misma gente se pregunta ¿Y qué pasa después?



6.- También he leído textos críticos con ésta dinámica de enfrentamiento directo, que llaman a una suerte de éxodo. Ese éxodo podría materializarse de forma efectiva, pero también de forma perversa, como volver a dinámicas individuales, de abandono e incluso depresión. ¿Es posible imaginar dinámicas de éxodo de la situación?

El escenario es de urgencia y se siente que no hay tiempo para valorar la situación, al menos no en tanto que tácticas de protesta. El espacio de la asamblea de plaza Syntagma por ejemplo, ha sido un momento importante, un punto de encuentro y de puesta en común significativo para mucha gente, pero no para la mayoría de la gente que estuvo protestando (en las protestas participó gente de un amplio abanico de posturas políticas, con formas muy diferentes de expresarse y de hacer e incluso aspiraciones muy distintas). El espacio de la asamblea popular ha dejado de existir porque la gente se ha visto superada por los acontecimientos… el contexto era y sigue siendo demasiado inestable y eso produce más reacción directa y menos necesidad de debate. Quizás la apuesta más importante contra el aislamiento ahora mismo es la búsqueda de alianzas tácticas, de manera individual o colectiva…



7.- Por último… ¿Cómo imaginas Grecia dentro de tres años? ¿Es posible imaginar escenarios, posibilidades?



Supongo que se verán reforzadas iniciativas basadas en la autoorganización y autogestión, de consumo de alimentos, ocio, salud etc. para hacer frente a las gravísimas consecuencias de las medidas. Estoy segura que se cambiará radicalmente el escenario parlamentario y electoral con nuevas caras y formaciones. No puedo imaginar mucho más. Lo que espero es que se sepa resistir al canibalismo social.

ESPAÑA, MISIÓN DÉFICIT IMPOSIBLE

Ayer nuestros gobernantes hicieron público el déficit público con el que hemos cerrado el pasado año y resulta equivalente al 8,51 % del PIB.

El año anterior, 2010, lo acabábamos con un déficit del 9,3 % y el resultado de los sucesivos recortes sociales y empobrecimientos presupuestarios ha sido reducirlo en un 0,79.  Ridículo a todas luces, ante el 3,3 que nos exigía la sacrosanta Unión Europea.

Recordemos el plan que ésta nos exige:

Como vemos en el gráfico, para este pasado ejercicio se nos exigía rebajar ese déficit al 6 %  y lo hemos rebasado en más de 2,5 puntos. Y para el próximo año, se nos obliga a bajar a la mitad del de este año. Esto es sencillamente… ¡¡IMPOSIBLE!!

Y a esto, el ministro del ramo (y de la dehesa) Montoro, adelantó ayer que para cumplirlo, el Gobierno “está trabajando” para decidir nuevos recortes y ajustes.

Pero, lo que hace que ese objetivo sea inalcanzable son precisamente estas medidas recién anunciadas de más recortes, que en el contexto en el que nos encontramos, lejos de aportar solución, van a hacer que la acentuada recesión económica en la que nos encontramos se prolongue mucho más y de esta forma generar aún más dolor a la ciudadanía.

EN RESÚMEN, ESE OBJETIVO DE DÉFICIT QUE NOS HA MARCADO LA U.E. ES INCUMPLIBLE

Finalmente echemos una ojeada a la contribución a este déficit de las Comunidades Autónomas en los dos últimos años:

Fuentes: Ministerio de Hacienda, El País y Público.es

¿Cómo es eso del rescate a Grecia?

Recordemos que la Unión Europea y el FMI suspendieron el sistema democrático del país, destituyendo a su primer ministro electo e instalando a un títere suyo por designación directa.

  • Tras muchos titubeos y retrasos, este pasado fin de semana se desbloqueó el segundo rescate por el que se conceden 130.000 millones de euros en créditos baratos a cambio de una casi absoluta cesión de soberanía por parte de Atenas, solo comparable a los supuestos de un país perdedor de una guerra.

Para ello…

  • Atenas ha aprobado todas y cada una de las condiciones impuestas por sus “socios”: recortes de gasto, de sueldos, de pensiones y de funcionarios, y el compromiso por escrito de que gane quien gane las próximas elecciones, mantendrá esas promesas de ajuste draconiano a rajatabla. Los partidos se han tenido que comprometen a aplicar el programa, gobierne quien gobierne.
  • Otra condición rigurosa y forzada que se impone es la presencia permanente y estable de las instituciones internacionales (La Troika) en Grecia con el fin de controlar al gobierno y su gestión.
  • El dinero que se aporta va directamente a una cuenta bloqueada que el gobierno griego no podrá manejar y se destinará a los acreedores antes que a los ciudadanos. En concreto, una cuarta parte del paquete irá a parar directamente a los acreedores internacionales del país.

Como vemos, esto no es un rescate a Grecia y en absoluto ayuda a sus ciudadanos, sino que su fin es que cobren sus acreedores, que -como veíamos en el gráfico referido a ello- son fundamentalmente Alemania y Francia, que a su vez como es sabido son los principales vendedores del armamento que precisamente ha supuesto una gran parte de la deuda por la que se les condena.

Y por otro lado, si ocurriera algo tan improbable como que la economía griega se recuperara y empezara a crecer en los próximos años -algo que nadie cree-, las propias condiciones y exigencias del rescate lo impedirían y de hecho, supondrán una condena a la recesión más profunda durante muchas décadas.

En resumen, podríamos decir que están obligando a los ciudadanos griegos a salvar a los bancos europeos.

¿Nuevas medidas de austeridad?, no, SAQUEO

Acerca de las nuevas “medidas de austeridad”

Sentencia de muerte para Grecia

.

Mike Whitney en Rebelión

El domingo pasado, el parlamento griego aprobó una nueva ronda de medidas de austeridad que profundizarán aún más los cinco años de depresión en que está sumido el país y acabarán con los últimos flecos de cohesión social. Para asegurar un préstamo de 130.000 millones de euros, los líderes políticos griegos acordaron acatar un “ Memorando de Entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés) que no sólo va a acrecentar los sacrificios de la clase trabajadora sino que va a entregar el control de la economía de la nación a los bancos y corporaciones extranjeros.

.

El Memorando contiene cálculos tan mercenarios, nunca vistos por escrito. Y aunque la mayor parte de la atención se ha centrado en los profundos recortes a las pensiones complementarias, al salario mínimo y a los salarios del sector privado, hay mucho más en ese oneroso mandato de lo que a simple vista parece. Habría que leer en su totalidad las 43 hojas del documento para apreciar en todo su alcance la vacuidad moral de quienes dictan la política en la Zona Euro.

Grecia tendrá que demostrar que ha alcanzado varios puntos de referencia antes de recibir algo del dinero asignado en la operación de rescate. El Memorando traza, con gran detalle, cuáles son esos puntos de referencia: prácticamente todo, desde la reducción del gasto en medicinas que salvan vidas a “la eliminación de las limitaciones a la venta de productos restringidos hasta en categorías tales como el alimento para bebés”.

Así es, según el autor de ese fuliginoso memorándum, la única vía para que Grecia pueda salir del estado de abatimiento es, entre otras cosas, envenenando a sus bebés con alimentos infantiles prohibidos.

El MOU exige también un recorte del 10% en los salarios de los funcionarios del estado, recortes en los “fondos destinados a la seguridad social y a los hospitales” y una mayor privatización de los sectores de propiedad pública, todo lo cual sólo servirá para que el PIB se contraiga aún más.

En cuanto a la privatización: “El gobierno estará dispuesto a poner a la venta las partes que aún conserva en las empresas de propiedad estatal si fuera necesario para alcanzar los objetivos de privatización. El control público se limitará solo a los casos de la infraestructura de las redes más vitales”.

En lugar de proporcionar ayuda fiscal para que Grecia pueda cumplir sus objetivos presupuestarios y pueda salir de nuevo a flote, la troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) está utilizando la crisis para robar los vitales activos estatales y entregárselos a las corporaciones amigas. El MOU está abriendo nuevas avenidas a la explotación y al saqueo. Y hay más:

“El gobierno no propondrá ni establecerá medidas que puedan lesionar las normas del libre movimiento de capitales. Ni el Estado ni ninguna otra entidad pública firmarán acuerdos con accionistas con la intención o el efecto de entorpecer el libre movimiento de capital o influir en la gestión o control de las compañías. El gobierno no iniciará ni introducirá ningún tope en las votaciones o adquisiciones, y no establecerá ningún derecho de veto desproporcionado o injustificable ni cualquier otra forma de derechos especiales en las compañías privatizadas.”

Bien, queda muy claro: son las normas del capital. Los intereses de las corporaciones y los bancos tendrán precedencia sobre los de las personas. La proclamación limita el papel del gobierno a la hora de autorizar las acciones depredadoras de despiadados especuladores cuyo único interés es engordar sustanciosamente el balance de sus accionistas.

Hay también una larga sección sobre “Reformas Estructurales para la Mejora y Crecimiento” que no explica en absoluto cómo se supone que la economía va a desarrollarse cuando las medidas de austeridad no hacen sino reducir la cantidad de gasto del consumidor y la inversión empresarial. En cambio, el Memorando se centra como un rayo láser en reventar las barreras al comercio y rebajar los salarios de los trabajadores. Vaya un ejemplo:

“Dado que el resultado del diálogo social para promover el empleo y la competitividad no satisfizo las expectativas, el gobierno tomará medidas que promuevan un rápido ajuste de los costes laborales para combatir el desempleo y recuperar la competitividad en los costes, garantizar la eficacia de las recientes reformas del mercado de trabajo, equiparar las condiciones de trabajo en las antiguas empresas de propiedad estatal con las del resto del sector privado y hacer más flexibles las disposiciones sobre el horario laboral. Esta estrategia deberá orientarse a reducir los costes laborales unitarios nominales en la economía empresarial en un 15% en 2012-2014. Al mismo tiempo, el gobierno promoverá la negociación salarial uniforme en los distintos niveles y combatirá el trabajo no declarado”.

¿No cree, querido lector, que si Vd. hubiera recomendado políticas que provocaron una grave recesión de dos años y un desempleo de infarto (el paro en Grecia ha alcanzado un pico del 20,6%), mantendría la boca cerrada y admitiría que no sabe un carajo de lo que está hablando?

Pues no, para nada, si resulta que Vd. es un ministro de finanzas de la UE, Vd. recomendaría las mismísimas políticas que habían fracasado en todas partes; las políticas que han reducido el gasto, encogido los ingresos del gobierno, incrementado el desempleo y profundizado la depresión. Ese es tipo de imbecilidad que se aprueba como política en la eurozona.

El Memorando contiene también una sección iluminadora acerca del “Entorno empresarial”, que lo abarca todo, desde los beneficios para la industria al libre comercio sin restricciones. Aquí va un ejemplo típico:

“… dejar de destinar el coste no recíproco calculado sobre el precio del combustible a favor del Fondo de Distribución Mutua de los Operadores de la Bomba de Aceite del Combustible Líquido”.

¡Cling, caja! Más regalos para las grandes empresas. Todo el memorando está lleno de cosas así, justo una dádiva corporativa tras otra.

“Aplicación de la ley 3982/2011 sobre el procedimiento de urgencia para la concesión de licencias para profesiones técnicas, actividades manufactureras, parques empresariales y otras disposiciones.”

¿Qué tiene esto que ver con nada?, se preguntarán.

Nada. Solo sirve para mostrar de qué va el MOU. Es una “lista de deseos” de las corporaciones; una mezcla de las políticas punitivas de estrecharse el cinturón para las clases trabajadoras y de beneficios paras grandes del petróleo, del gas, de la electricidad, la aviación, las carreteras, las comunicaciones, etc. “La concesión de licencias por la vía rápida” y el “alimento para bebés” no tiene nada que ver con ayudar a Grecia a alcanzar sus objetivos presupuestarios. Es una tomadura de pelo. Solo vean lo siguiente:

El MOU: “De acuerdo con los objetivos políticos de la Ley 3919/2011 sobre profesiones reguladas, el gobierno elimina las barreras de entrada al mercado de los taxis… en línea con las mejores prácticas internacionales”.

Así pues, ¿hasta los taxistas van a conseguir un sitio en el pesebre? ¿No les parece un tanto irrelevante?

Nada de todo eso tiene nada que ver con ayudar a Grecia. Se trata tan solo del saqueo de las grandes empresas fuera de todo control. Grecia es una gran piñata que acaba de quebrarse y todo el mundo empuja y presiona por atrapar su puñado de caramelos.

El MOU: “El gobierno establece un grupo de trabajo para que revise… la gestión de los casos judiciales, incluida la posibilidad de eliminar casos atascados en los registros de los tribunales”… Tras la presentación del plan de trabajo para la reducción de la acumulación de casos relativos a impuestos en todos los tribunales administrativos y tribunales administrativos de apelación en enero de 2012, se establecen metas intermedias para reducir el retraso acumulado al menos en un 50% a finales de junio de 2012, al menos en un 80% a finales de diciembre de 2012 y la total eliminación del trabajo atrasado a finales de julio de 2013”.

Si Grecia quiere aumentar sus ingresos, entonces ¿por qué va a restringir la persecución de los evasores de impuestos? ¿No sería contraproducente? Esta es solo otra señal de que el MOU fue elaborado por hombres poderosos que actúan por detrás de la tapadera de sus lacayos políticos.

El MOU: “El gobierno pone en práctica el decreto presidencial sobre la reforma de la magistratura creando una nueva estructura, cubriendo los puestos vacantes con los graduados de la Escuela Nacional de Jueces y redistribuyendo los jueces y personal administrativo a partir de la base de los recursos existentes disponibles dentro de la administración pública y la judicatura de Grecia [Q4-2012]. El gobierno pone en marcha, conjuntamente con un órgano externo de expertos, un estudio sobre los costos de los litigios civiles, su reciente aumento y sus efectos sobre la carga de trabajo de los tribunales civiles, presentando las recomendaciones debidas a finales de diciembre de 2013”.

En efecto, solo tienen que dejar que las grandes finanzas y las elites corporativas “racionalicen” los tribunales o llenen la magistratura con sus elegidos y las demandas se reducirán a la mitad. ¿Qué nos dice acerca de los hombres que han preparado ese texto?

Pueden ver la farsa que es realmente este supuesto Memorando de Entendimiento. No ayudará en nada a Grecia a superar su depresión y no facilitará la integración de la eurozona. Es solo un alimento más para las hienas corporativas.

Lo que Grecia necesita es una reestructuración radical de su deuda. Necesita acabar con los tenedores de bonos, recapitalizar sus bancos e incrementar el apoyo fiscal hasta que la economía vuelva a la normalidad. Otro paquete de préstamos no le va ayudar a conseguir esos objetivos. En todo caso, solo servirá para retrasar el Día del Juicio Final. Sería mejor para todos que el país se declarara en rebeldía y empezara cuanto antes a intentar salir a flote.

.

Mike Whitney vive en el estado de Washington. Ha colaborado en el libro de inminente aparición “Hopeless: Barack Obama and the Politics of Illusion” (AK Press). Puede contactarse con él en: fergiewhitney@msn.com

Fuente:http://www.counterpunch.org/2012/02/13/a-death-sentence-for-greece/

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Por favor griegos, no queméis vuestros palacios…, ¡¡PRENDED FUEGO AL GOBIERNO!!

El Gobierno griego ha elaborado un severísimo presupuesto para 2012 bajo las exigencias de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Como consecuencia de ello y los recortes anteriores, los sueldos han bajado entre un 20% y un 30% y hay un 13% de las familias griegas que han perdido todos sus ingresos.

De esta forma, saqueando a los más humildes, los ingresos del Estado se verán aumentados un 7,1 % a través de la aplicación de nuevos impuestos indirectos y una mayor tasación directa, ya que de forma escandalosa se centrará en los ciudadanos, mientras que la presión fiscal a las empresas disminuirá.

Bien, pues entre todo esto y de forma simultánea, por increíble que parezca, este gobierno títere bajo control del “dúo Merkozy”, ha incrementado las partidas para armamento militar y para el Ministerio de Interior.

El presupuesto militar griego sube en 2012: Se eleva a 7.000 millones, es decir un 18,2% más que el año anterior.

De entre esos fondos saldrá el dinero para pagar 243 Tanques Leopard más y dos nuevos Submarinos U31, así como 15 Helicópteros y seis Fragatas. Y, oh, casualmente esas compras se reparten entre Alemania y Francia.

¿SON ESAS LAS ACTUALES NECESIDADES DE GRECIA?

La derrota del capital financiero por el pueblo islandés

Vicenç Navarro - Consejo Científico de ATTAC España

 

Este artículo describe como la población en Islandia se reveló exitosamente frente a las políticas neoliberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

Islandia es un país de poco más de 300.000 habitantes. No tiene Ejército. Y, sin embargo, derrotó a los centros financieros más importantes del mundo a base de su firmeza y voluntad popular. En las ligas de riqueza que periódicamente se publican, Islandia aparecía como uno de los países más ricos del mundo, ya que su PIB per cápita era de los más elevados. Y todo ello se atribuía a la enorme desregulación de la banca, permitiéndole a ésta lo que quisiera, sin ningún tipo de regulaciones, frenos o inhibiciones. Islandia era el paraíso del neoliberalismo. Las políticas del gobierno islandés estaban orientadas a facilitar y dar la bienvenida al capital financiero de otros países, como Gran Bretaña y Holanda. Ello condujo a una situación en que todo el mundo se endeudó, incluyendo el Estado. La deuda pública pasó de ser 200 veces el PIB del país en 2003 a 900 veces en 2008. Todo parecía ir sobre ruedas hasta que estalló la crisis financiera europea. Entonces, la economía islandesa colapsó. Los tres bancos más importantes de Islandia, Landbanski, Kaupthing y Glitnir fueron nacionalizados. Y su moneda se desmoronó. Su valor descendió un 85% respecto al euro.

Este desastre financiero fue el origen de una revolución popular que cambió el rumbo del país, hasta entonces gobernadas por elites familiares que habían controlado el poder financiero y político del país. Tal revolución popular recuperó su soberanía perdida. El gobierno, respondiendo al colapso, había negociado un préstamo de 3.500 millones de euros de varias fuentes y países. Pero como condición, tanto el FMI como la Unión Europea quisieron imponer unas condiciones draconianas a la población islandesa, tal como está ocurriendo en Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia. Entre estas condiciones estaba una que exigía que cada ciudadano en Islandia pagara el equivalente a 100 euros al mes durante los próximos quince años a fin de pagar la deuda debida a tales bancos. Esta demanda fue la que sacó a la población a la calle, y así se comenzó la revolución islandesa. La idea de que la ciudadanía tenía que pagar el desastre creado como consecuencia del comportamiento irresponsable de la banca, que contó con la complicidad del Estado, fue más de lo que la gente podía tolerar. La presión de la calle –elemento clave en la revolución popular- hizo que el jefe del Estado, Ólafur Ragnar Grímsson, rehusara firmar la ley que exigía que la ciudadanía pagara las deudas privadas y públicas y que aceptara la petición popular de que se convocara un referéndum en el que la población expresara su opinión sobre la citada ley.

Los gobiernos británico y holandés, en nombre de sus bancos, así como el FMI y la Unión Europea, amenazaron por todos los medios con convertir a Islandia en la Cuba del Norte de Europa, aislándola completamente, como había ocurrido después de la revolución cubana. Pero la población respondió que “si aceptaban la ley propuesta por las élites gobernantes, Islandia se convertiría en el Haití del Norte”. En Marzo de 2010 la población votó en el referéndum y nada menos que el 93% rechazó aquella ley. El enfado de la población se tradujo en un movimiento que exigió responsabilidades civiles y criminales a los responsables de la crisis financiera en Islandia, incluyendo el que había sido el Primer Ministro de Islandia, así como los presidentes de los tres bancos que tuvieron que ser nacionalizados. Todos ellos han terminado en los tribunales, y no se excluye que terminen en la cárcel.

Fruto de la indignación popular, también se exigió que se hiciera una Nueva Constitución escrita, no por el Parlamento, sino por una Comisión Popular, formada por 25 ciudadanos sin filiación política entre 522 adultos que habían sido elegidos por la población. Se está elaborando el borrador, y la comisión está recibiendo comentarios por Internet. Cuando el proceso termine, será sujeto al Parlamento para su aprobación.

Varias consecuencias pueden deducirse de lo dicho hasta ahora. Una de ellas es que todas las previsiones de “catástrofe” que ocurriría si el referéndum fuera rechazado –como lo fue-, provenientes de los centros financieros, FMI y de los gobiernos de la UE, fueron ignorados, pues eran motivados para crear una cultura del miedo que servía a sus intereses. La otra conclusión es que cualquier solución al enorme problema creado por los bancos extranjeros y nacionales pasa por recuperar la soberanía por parte de la población. Islandia demuestra la necesidad de no delegar el poder popular a otras instituciones que claramente han mostrado que no representan los intereses de la mayoría de la población.