Alemania es el problema, no Grecia

Carlos Montero -  en La Carta de la Bolsa

El economista y Premio Nobel Joseph Stiglitz ha dicho esta semana que la zona euro debería mantenerse unida, pero si se rompe, sería mejor para Alemania que fueran ellos quien abandonara la moneda única que Grecia.

“A pesar de que la unión fue un experimento, nada ha dividido tanto a Europa como el euro”, dijo Stiglitz en una entrevista en la CNBC.

.

El riesgo de una cesación de pagos en Grecia (default) ha aumentado después de que el partido anti-austeridad Syriza ganara las elecciones anticipadas el pasado fin de semana, aumentando las preocupaciones sobre la posibilidad de una salida de Grecia de la zona euro.

Grecia no es la única economía en dificultades dentro del euro, y es por eso que se necesita un nuevo enfoque, dijo Stiglitz. “Las políticas que Europa ha endosado a Grecia simplemente no han funcionado y eso es cierto también para España y otros países”.

El profesor de la Universidad de Columbia es uno de los 18 economistas que firmaron una carta diciendo que Europa se beneficiaría dándole a Grecia un respiro y reduciendo su carga de deuda y una y una extensión condicional del período de gracia. Pero en la carta en el Financial Times la semana pasada, hizo hincapié en que Grecia también tendría que llevar a cabo reformas.

“Grecia cometió algunos errores… pero Europa cometió errores aún más grandes”, dijo Stiglitz. “La medicina que recetaron fue en realidad veneno. Provocó un aumento de la deuda y un descenso del crecimiento”.

“Si Grecia abandona el euro, creo que Grecia lo hará realmente mejor…  Habría un período de ajuste. Pero Grecia comenzaría a crecer”, dijo. “Si eso sucede, vamos a ver como España y Portugal, que también han tomado esta medicina tóxica, tomarán un camino alternativo.”

Insistiendo en que lo mejor para Europa y el mundo es mantener intacto el euro, argumentó que mantener la moneda única en su conjunto requiere más integración. “Hay una agenda económica inacabada que la mayoría de los economistas están de acuerdo en acometer, con la excepción de Alemania.”

Stiglitz cree que el problema real es Alemania, que se ha beneficiado en gran medida del euro. “La mayoría de los economistas están diciendo que la mejor solución para Europa, si se va a romper, es que Alemania saliera de la eurozona. El marco se revalorizaría, la economía alemana descendería.”

Bajo ese escenario, Alemania se enteraría de lo mucho que necesita que el euro se mantenga intacto, y posiblemente esté más dispuesta a ayudar a los países que lo están pasando mal. “La esperanza era que, por tener una moneda común, todos los crecerían juntos”. Sin embargo, esto debería funcionar en ambos sentidos.

Todas las deudas no se pagan

Deudas impagadas por “odiosas” a lo largo de la historia

 

Deuda “odiosa”, deuda “execrable” o deuda “ilegítima”, conceptos que en Derecho Internacional, constituyen teoría jurídica, -puestos en práctica numerosas veces a lo largo de la historia-, y sostienen -resumidamente- que la deuda externa de un gobierno, contraída, creada y utilizada contra los intereses de los ciudadanos del país, no tiene por qué ser pagada y por tanto no es exigible su devolución ya que los prestatarios podrían haber actuado de mala fe a sabiendas, y por tanto dichos contratos —bonos o contratos comerciales— son nulos legalmente. En todo caso, tales deudas podrían considerarse personales debiendo responder quienes las hayan contraído a título personal —sea el monarca, el presidente, el director del banco central nacional o los ministros correspondientes— y no el Estado en su conjunto y por tanto los ciudadanos. En algunos aspectos, el concepto es análogo a la nulidad de los contratos firmados bajo coacción.

Sigue leyendo “Todas las deudas no se pagan”

El RESCATE, ¿un suicidio para España?

Stiglitz advierte de que el rescate podría ser un suicidio para España

El premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz ha advertido de que si España finalmente opta por solicitar la ayuda del BCE a cambio de unas condiciones de austeridad como las impuestas en países como Grecia, el país estaría cometiendo un “suicidio”.

Agencia EFE

En una reciente entrevista, Stiglitz ha dejado claro que la oferta del Banco Central Europeo de una compra ilimitada de bonos a cambio de satisfacer condiciones aún no especificadas “suena claramente a rescate” y a una oferta de ayuda “a cambio del suicidio”.

A juicio del estadounidense, que ha promocionado en Madrid el libro “El precio de la desigualdad”, la cuestión es saber si lo que las autoridades monetarias pretenden es ayudar a los ciudadanos o a los bancos que incurrirían en pérdidas en caso de que España no pudiese refinanciar su deuda.

Muy crítico con las políticas de austeridad a ultranza, el Nobel de Economía de 2001 tiene claro que Europa debería poner el foco en el crecimiento y la inversión si quiere reestructurar su economía, y cree que “el diagnóstico alemán está absolutamente equivocado” cuando acusa a países como España de gastar demasiado.

[foto de la noticia]

De hecho, si España no sólo no ha conseguido salir de la depresión, sino que cada vez profundiza más en ella, es porque los funcionarios internacionales han “subestimado” la magnitud de la crisis que provocarían con sus recetas de austeridad, según Stiglitz.

Aunque intenten achacar la responsabilidad a España por incumplir sus objetivos fiscales, la culpa es de un error de diagnóstico del problema y unas recetas equivocadas, añade.

Por este motivo aconseja al país que trate de buscar una fuerte alianza con Francia, Italia o Portugal frente a Alemania con el objetivo de cambiar el marco europeo. Y si esto no funciona, apunta hacia una fractura del euro como mal menor frente a una depresión de la que no se ve la salida.

“Se puede ser miembro de la UE sin compartir una misma moneda. Los arreglos de divisas a menudo han sido relativamente a corto plazo”, remacha Stiglitz con el ejemplo de los treinta años que duró el patrón oro establecido en Bretton Woods (1944-1971).

A pesar de que reconoce que la ruptura fue “dramática” hasta que el mundo se acostumbró a otro sistema.

En todo caso, el mejor escenario para Stiglitz, que ha ingresado en la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras española en acto celebrado en Madrid, sería que Alemania diese su brazo a torcer y aceptase mutualizar la deuda europea, ordenar un marco bancario común “rápidamente” y promover una armonización fiscal.

La cuestión es superar ideas “falaces” -según su definición- como que la economía de un país es como la de una familia.

“Si una familia recorta en su gasto no tiene ningún efecto en la sociedad. Si un gobierno recorta, la demanda total caerá y el paro subirá. Y la capacidad de devolver lo que debe baja, sus ingresos impositivos caen y su gasto en desempleo y programas sociales sube”, enumera Stiglitz.

Para el norteamericano -defensor de movimientos como el 15-M y Occupy Wall Street- este es “exactamente el razonamiento por el que Europa está fallando”, y los déficit en los presupuestos no han mejorado como la gente esperaba.

“Las consecuencias han sido distintas de lo que esperaba la gente que dice que un país debe gobernarse como una economía doméstica”, afirma el catedrático de Economía en la Universidad de Columbia, para quien la recesión no es el momento adecuado para recortar el gasto.

Por esto también se muestra convencido de que una eventual victoria del republicano Mitt Romney en las elecciones de noviembre en EEUU debilitaría la economía de aquel país.

“Si hace lo que está prometiendo la economía se debilitará. EEUU ya ha tenido un proceso de austeridad, hay un millón de puestos de trabajo público menos que antes de la crisis. Y lo que es peor: está dispuesto a incrementar la desigualdad. Si ves su programa, lo único que quiere aumentar es el gasto militar, así que seríamos una economía incluso más distorsionada e injusta, menos eficiente, y con más desempleo”.

El euro no tiene problemas; las clases populares sí que los tienen

Vicenç Navarro

Una de las frases frecuentemente repetida en los círculos económicos en Estados Unidos (y en menor medida en Europa) es “el euro va a desaparecer”. Las personas que repiten esa frase una y otra vez parecen ignorar cómo se fundó el euro, por quién y para beneficio de quién.

 Si supieran la historia del euro, se habrían dado cuenta de que a las fuerzas principales que hay detrás del euro les ha ido muy bien y así les sigue yendo. Mientras ellos sigan beneficiándose de la existencia del euro, el euro va a seguir existiendo.

Empecemos con la historia del Euro y la razón principal de su creación. Después de la caída del Muro de Berlín, parecía que la Alemania Oriental y la Occidental podrían reunificarse y, como era el deseo del establishment de Alemania Occidental, volver a ser, de nuevo, una Alemania unida. Esta posibilidad no era del agrado de la Europa democrática. En dos ocasiones en el siglo XX, la mayoría de los países europeos tuvieron que ir a la guerra para detener las ansias expansionistas de la Alemania Unida. Los gobiernos europeos no estaban contentos de ver a la Alemania del post-nazismo reunificada. El presidente de Francia, François Mitterrand llegó a decir irónicamente que: “Amo a Alemania tanto que prefiero ver dos Alemanias en lugar de una.”

La única alternativa para los gobiernos de la Europa democrática era asegurarse que la Alemania unida no se convirtiera en un país aislado en frente de todos los demás. Alemania tenía que integrarse a Europa. Tenía que ser europeizada. Mitterrand pensaba que una manera de hacerlo era reemplazar la moneda alemana, el marco, por una nueva moneda europea, el euro. Así es cómo se planeó integrar la Alemania unificada del post-nazismo a la Europa democrática.

El establishment alemán puso dos condiciones para aceptar la sustitución del marco alemán por el euro. Una condición fue establecer una autoridad financiera, el Banco Central Europeo, el BCE, que gestionara el euro con el único objetivo de mantener la inflación baja. El BCE debía estar bajo la fuerte influencia (es decir bajo el control) del Banco Central de Alemania, el Bundesbank. La otra condición era establecer el Pacto de Estabilidad, que impone la disciplina financiera a los Estados miembros de la Eurozona. Sus déficits públicos tendrían que mantenerse por debajo del 3% de su PIB, incluso en momentos de recesión.

Para entender por qué los otros países aceptaron estas condiciones, uno tiene que entender que el neoliberalismo (que se inició con el presidente Ronald Reagan en los Estados Unidos y con la primer ministro Margaret Thatcher en el Reino Unido) era la ideología dominante en esos países. Un objetivo importante dentro de ese dogma neoliberal era reducir el papel del Estado tanto como fuera posible, fomentar la financiación privada y restar importancia a la demanda doméstica como la manera de estimular la economía. En este punto de vista, el principal motor de la economía debía ser el crecimiento de las exportaciones. Éstas son las raíces del problema, no del euro, que está en buen estado de salud, sino del empeoramiento del bienestar de la población en esos países.

El Banco Central Europeo no es un Banco Central

¿Qué hace un Banco Central? Entre otras cosas imprimir dinero  y, con ese dinero, comprar bonos públicos del Estado, asegurándose que las tasas de interés de esos bonos son razonables y no llegan a ser excesivas. Un Banco Central protege a los Estados contra la especulación de los mercados financieros. El BCE, sin embargo, no lo hace. Las tasas de interés sobre la deuda pública de los Estados, en algunos países, se ha disparado debido a que el BCE no ha comprado deuda pública desde hace bastante tiempo. España e Italia son plenamente conscientes de ello.

Lo que hace el BCE, sin embargo, es prestar un montón de dinero a los bancos privados a una tasa de interés muy baja (inferior al 1%) y con este dinero compran bonos públicos emitidos a un interés muy alto (6% a 7% en Italia y España). ¡Se trata de una oferta fantástica para estos bancos!

Desde el pasado mes de diciembre, el BCE ha prestado más de 1 billón de euros  a los bancos privados, la mitad (500.000 millones de euros) a los bancos españoles e italianos. Esta transferencia de fondos públicos (el BCE es una institución pública) para el sector financiero privado se justifica argumentando que esta ayuda era necesaria para salvar a los bancos y, por tanto, asegurar el crédito que se ofrece a la pequeña y mediana empresa y a las familias. Este crédito, sin embargo, no ha aparecido y tanto los individuos como las medianas y pequeñas empresas siguen teniendo dificultades para obtenerlo.

En ocasiones, el BCE compra bonos públicos en los mercados secundarios de los Estados que están en problemas, pero los compra de manera casi clandestina, en dosis muy pequeñas y por períodos muy cortos de tiempo. Los mercados financieros son conscientes de esta situación. Esta es la razón por la que los intereses de los bonos públicos bajan, cuando el BCE los compra, pero luego vuelven a subir, siendo así muy difícil para los Estados poder mantener bajos los intereses de su deuda pública.

El BCE debería anunciar abiertamente que no permitirá que el interés de los bonos públicos sobrepase un cierto nivel, lo que haría imposible para los mercados financieros poder especular con ellos. Pero el BCE no lo hace, dejando a los Estados sin protección frente a los mercados financieros.

En esta situación, el argumento de que España e Italia deben reducir su déficit público para recuperar la confianza de los mercados financieros no es creíble. España ha estado reduciendo su déficit público, mientras que los intereses de su deuda pública ha ido en aumento, lo que demuestra que es el BCE, no los mercados financieros, quien determina el valor de la tasa de los intereses de la deuda.

¿Quién controla el sistema financiero europeo?

En teoría, se suponía que el BCE era el gerente del euro. Pero quien realmente controla el Euro y el sistema financiero europeo es el Bundesbank, el Banco Central alemán. Se diseñó de esa manera, como he señalado anteriormente. Pero ha habido otro hecho que ha incrementado el control del sistema financiero europeo por el Bundesbank y los bancos alemanes: el conjunto de decisiones tomadas por el gobierno alemán, en concreto por el gobierno de Schroeder socialdemócrata (Agenda 2010), y continuada por los gobiernos conservadores de Merkel, que hicieron hincapié en el sector exportador como el principal motor de economía. Oskar Lafontaine, el exministro de Finanzas de Schroeder, quería situar la demanda doméstica como el principal motor de la recuperación económica alemana. Para ello propuso aumentar los salarios y el gasto público. Él perdió y dejó el partido socialdemócrata, formando un nuevo partido, Die Linke  (La Izquierda), y ganó Schroeder (que ahora trabaja para una industria orientada a la exportación). Como consecuencia de que la actividad económica centró el énfasis en las exportaciones (la mayoría a la zona del euro), los bancos alemanes acumularon una enorme cantidad de euros. En lugar de utilizar estos euros para aumentar los salarios de los trabajadores alemanes (lo que habría estimulado no sólo la economía alemana, sino la economía europea en su conjunto), los bancos alemanes optaron por exportar euros, invirtiéndolos en la periferia de la zona euro.

Esa inversión fue la causa de la burbuja inmobiliaria en España. Sin el dinero alemán, los bancos españoles no podrían haber financiado esta burbuja, basada en una especulación enorme.

¿Cuándo aparece la crisis en España?

Cuando los bancos alemanes dejaron de prestar dinero a España como resultado de su pánico (al enterarse de que ellos mismos estaban contaminados con productos tóxicos procedentes de los bancos de Estados Unidos), la burbuja inmobiliaria se derrumbó, creando un agujero en la economía española equivale al 10% de su Producto Interior Bruto (PIB), todo ello en tan solo unos meses. Se trataba de un tsunami económico, un desastre auténtico. Inmediatamente, se pasó de un superávit a un déficit público enorme, como consecuencia de la caída de los ingresos a los Estados. Tal déficit no fue un resultado del crecimiento del gasto público (España tiene una de las tasas más bajas de gasto público per cápita entre la UE-15), sino del dramático descenso de los ingresos debido al colapso económico. El énfasis de la “troika” (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) en que España necesita reducir su gasto público está profundamente equivocado, pues el déficit público no ha sido causado por un crecimiento de los gastos (como han sugerido los comentarios frívolos de la Canciller Merkel sobre la “extravagancia del sector público español”). Esos recortes están dando lugar a otra recesión.

¿Cuál es la finalidad de la ayuda financiera?

La retórica oficial afirma que las autoridades financieras de la zona euro han puesto a disposición de España 100.000 millones de euros para ayudar a sus bancos. La realidad, sin embargo, es muy diferente. Los bancos españoles y el Estado español están profundamente en deuda. Le deben mucho dinero a los bancos extranjeros, incluidos los bancos alemanes, que han prestado casi 200.000 millones de euros a España. Estos bancos están gritando al cielo para recuperar su dinero. Es por eso que los 100.000 millones de euros han sido aprobados por el Parlamento alemán. Peter Bofinger, asesor económico del gobierno alemán, lo expresó muy claramente:

“Esta ayuda no es a estos países en problemas (como España), sino a nuestros propios bancos que poseen una gran cantidad de deuda privada en esos países.” (Pratap Chatterjee “Bailing out Germany: The Story Behind the European Financial Costs” [28/05/42]). No se podría haber dicho mejor.

Si las autoridades europeas hubieran querido ayudar a España deberían haber prestado ese dinero a un interés muy bajo a las agencias de crédito públicas españolas (como el ICO, Instituto de Crédito Oficial), a fin de resolver el enorme problema de la falta de crédito en España. Esta alternativa, por supuesto, nunca fue tenida en cuenta.

¿Dónde está el supuesto problema con el euro?

El hecho de que España tiene un enorme problema de falta de liquidez no significa que el euro esté en problemas. Muchos gobiernos regionales no pueden pagar sus servicios públicos debido a la falta de dinero. Es un hecho que las enormes diferencias en la disponibilidad de crédito dentro de la zona del euro están beneficiando a los bancos alemanes. Hoy en día, hay un flujo de capital desde España a Alemania, enriqueciendo a los bancos alemanes y determinando que los bonos públicos alemanes sean muy seguros. El hecho de que hay una crisis enorme, con grandes tasas de desempleo en los países periféricos no significa, sin embargo, que el euro esté en crisis. Estaría en crisis sólo si estos países periféricos, entre ellos España, abandonaran el euro. Eso significaría el colapso de los bancos alemanes y del sistema financiero europeo. Pero esto no va a suceder. Las medidas que se están adoptando en España y otros países de la periferia (con el apoyo de la Troika) por sus gobiernos son las medidas que las fuerzas conservadoras que tales gobiernos representan siempre han soñado: recortar los salarios, eliminar la protección social, desmantelar el Estado del Bienestar, y así sucesivamente. Tales gobiernos dicen que lo están haciendo debido a las instrucciones que reciben de Bruselas, de Frankfurt y/o de Berlín. Ellos están transfiriendo la responsabilidad a los agentes extranjeros, que supuestamente les están obligando a hacerlo. Es la exteriorización de la culpa. Su lema principal es: “No hay alternativa”.

Cuando el Sr. Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, pide al Sr. Mariano Rajoy, el presidente del gobierno español (el gobierno más conservador en la Unión Europea, próximo a la ideología del grupo ultraneoliberal conocido como  el Tea Party de los Estados Unidos), él le dice que con el fin de ayudarlo, tendrá que hacer reformas en el mercado de trabajo (es decir, facilitar a los empleadores a despedir a los trabajadores). Rajoy está muy abierto a tal instrucción. En una reciente conferencia de prensa (9 de agosto de 2012), el Sr. Draghi fue muy claro. El BCE no va a comprar bonos públicos españoles a menos que el gobierno español tome medidas difíciles, impopulares como la reforma del mercado laboral, la reducción de las prestaciones de jubilación, y la privatización del Estado del Bienestar. El gobierno de Rajoy estará encantado de seguir estas instrucciones. Ya ha hecho muchos recortes y tiene proyectados 120.000 millones de euros más en recortes dentro de los próximos dos años.

El euro y su sistema de gobierno están trabajando muy bien para aquellos que tienen la voz principal dentro de la Eurozona hoy en día. El BCE está instruyendo a los gobiernos de la zona monetaria a desmantelar la Europa social y lo están haciendo. Es lo que mi buen amigo Jeff Faux, fundador del Economic Policy Institute en Washington, solía llamar “las alianzas de las clases dominantes a nivel internacional”, es decir, la alianza entre las clases dominantes de todo el mundo. Esa alianza está claramente operando en la zona del euro en la actualidad. Es por ello que el euro va a existir  por mucho, mucho tiempo.

Entramos en la RECRISIS

Pero… nadie sabe cómo va a ser

Aunque conocemos algunos de sus síntomas:

  • Se empieza a hablar del “Rescate a España”, no solo a sus bancos.
  • Pero…, ese rescate es inviable por lo ingente de su volumen.
  • Ese paso, además daría el pistoletazo de salida al acoso y posterior caída de Italia.
  • La UE, el FMI no tienen el volumen económico que necesitará la financiación de esas dos enormes economías, y los Mercados Emergentes no parecen muy animados a entrar a “salvarnos”.
  • Con la caída de España e Italia, probablemente se hundiría toda la economía de la eurozona.
  • Los condicionamientos y subsiguientes “Memorandos” podemos imaginar que serán bestiales, pero además de los nuevos sacrificios económicos que se nos impondrán ya empezamos a oír otros que tendrán carácter netamente político.
  • Se desea y se nos exigirá una nueva modificación constitucional para eliminar la descentralización administrativa del estado y recuperar el poder y control de un estado centralista. En otras palabras, acabarán con las Autonomías tal como ahora las conocemos.
  • Seremos así un estado tutelado sin ninguna capacidad normativa y con nulo poder decisorio en prácticamente ningún aspecto.

Pero aún así, con todas esas incertidumbres y muchas más, porque este “experimento” no tiene precedentes, nos van a recortar más derechos, nos van a robar más dinero (eso sí, a las capas sociales más bajas, ya que quienes lo ejecutan son las de arriba), van a agudizar la agonía social y económica, y todo ello solo conseguirá, aparte de acabar con el “estado social”, hacer inviable la devolución de la deuda con lo que los acreedores no recibirán sus pagos y se multiplicará el efecto dominó haciendo caer a otras economías ahora más fuertes.

Por lo tanto, y sin rodeos, creo que es hora de pedir sin complejos utópicos la Abolición de la Deuda y sentar las bases de un nuevo modelo social que, dicho sea de paso no se como ha de ser pero si sé que no puede ser el actual capitalismo neoliberalista que sufrimos, donde los beneficios los “regula” estupendamente el mercado pero en las crisis… ¡¡socializamos las pérdidas!!

¡¡Que los inexistentes dioses nos cojan confesados!!

“¡NO QUEREMOS MORIR BAJO LOS ESCOMBROS DEL NEOLIBERALISMO!”

Artículo publicado en Le Monde Economie el 30 de abril de 2012

Por Pierre Larrouturou, Miembro del Colectivo Roosevelt 2012

“Los sistemas aguantan frecuentemente más de lo que podamos pensar pero acaban derrumbándose mucho más rápidamente de lo que se podría imaginar.” Con estas palabras, el antiguo jefe de economía del FMI, Kenneth Rogoff, resume la situación de la economía mundial. Por su parte el gobernador del Banco de Inglaterra afirma que “la próxima crisis puede ser más grave aún que la de 1930″…
La zona euro no va bien, pero Estados Unidos y China, a menudo presentados como los dos motores de la economía mundial, son en realidad dos bombas de relojería: la deuda total de Estados Unidos alcanza el 358 % del producto interior bruto (PIB); la burbuja inmobiliaria china, casi tres veces superior a la que tenía Estados Unidos antes de la crisis de las subprimes, empieza a estallar.
Visto el contexto internacional, ¿cómo el PS (Partido socialista francés) y la UMP (Unión por un Movimiento Popular, partido actualmente en el poder en Francia), pueden seguir apostando todo en base a la vuelta al crecimiento? Sólo hay una posibilidad entre mil de que ese sueño se haga realidad.
“Va a ser horroroso, me confiaba recientemente un responsable socialista. No habrá ningún margen de maniobra. A partir del mes de junio se van a congelar los gastos. En pocos meses, el país se quedará paralizado por manifestaciones gigantescas y en 2014 vamos a recibir una paliza histórica en las elecciones.”

¿La austeridad es la única solución? ¿Está condenada la izquierda en el poder a decepcionarnos? No.
La Historia muestra que es posible escapar a la “espiral de la muerte” en la que nuestros países están encerrándose.

En 1933

En 1933, cuando Roosevelt llega al poder, los Estados Unidos tienen 14 millones de desempleados, la producción industrial ha disminuido de 45 % en tres años.
Roosevelt actúa entonces con una determinación y una rapidez que reavivan la confianza: algunas leyes se presentan, se debaten, se votan y se promulgan en un mismo día. Su objetivo no es en absoluto el de “tranquilizar los mercados financieros”, sino el de domarlos.
Su meta no es la de “dar sentido a la austeridad” sino la de reconstruir la justicia social. Los accionistas están furiosos y se oponen con todas sus fuerzas a la ley que separa bancos de depósito y bancos de inversión, a las tasas sobre las rentas más altas o a la creación de un impuesto federal sobre los beneficios.
Pero Roosevelt aguanta y hace votar quince reformas fundamentales en tres meses. Las catástrofes anunciadas por los financieros no ocurren. ¡Justo al contrario! La economía americana vivió muy bien con estas reglas durante medio siglo.
Lo que hizo Roosevelt en materia económica probablemente no era suficiente (sin la economía de guerra, los Estados Unidos iban a caer en una nueva recesión), pero las reformas que impuso en materia bancaria y fiscal lograron perfectamente sus objetivos.
Hasta la llegada de Ronald Reagan en 1981, la economía americana funcionó sin necesitar ni deuda privada ni deuda pública.
Si durante treinta años las reglas fordistas habían permitido una distribución equitativa del valor añadido entre los asalariados y los accionistas, en los treinta años siguientes las políticas de desregulación han conseguido que la parte de los salarios pase del 67 % al 57 % del PIB de los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Esto ha llevado a incrementar tanto la deuda pública – ya que los impuestos sobre los salarios y el consumo son el primer recurso de los Estados – como la deuda privada, porque los asalariados han tenido que endeudarse para mantener su nivel de vida.
Por culpa del desempleo y de la precariedad la parte salarial ha disminuido mucho en nuestros países: el desempleo no es sólo una consecuencia de la crisis que vivimos desde hace cinco años; es una de sus causas fundamentales. No se podrá salir de la crisis sin combatir radicalmente el desempleo y la precariedad.
Por mucho que les moleste a los neoliberales, no estamos frente a una crisis del Estado del Bienestar sino frente a una crisis del capitalismo, cuya enorme gravedad hace insuficientes las respuestas clásicas del Estado del Bienestar. La justicia social no es un lujo al que habría que renunciar por culpa de la crisis: ¡reconstruir la justicia social es el único modo de salir de la crisis!

DOS ESTRATEGIAS POSIBLES PARA EL PRÓXIMO PRESIDENTE FRANCÉS
Hay dos estrategias posibles para el próximo presidente de la República Francesa: o bien considera que la crisis se terminará pronto y que basta con una buena gestión de las finanzas públicas para pasar los pocos meses difíciles que nos separan hasta que escampe.
O bien considera al contrario que sólo queda poco tiempo antes de un posible derrumbe del sistema económico, y que tiene que “hacer de Roosevelt”: organizar un nuevo Bretton Woods a partir del mes de julio de 2012, poner fin a los increíbles privilegios de los bancos privados en la financiación de la deuda pública, luchar frontalmente contra los paraísos fiscales y actuar con fuerza contra el desempleo y la precariedad lanzando desde el mes de mayo de 2012 un Gran Pacto por el Empleo. Es decir, tres meses de trabajo con el conjunto de los socios implicados en poner en marcha un nuevo contrato social, tal como lo hicieron los holandeses con los Acuerdos de Wassenaar.

¿Cuál es el papel histórico de la izquierda europea? ¿Gestionar el desmoronamiento del modelo neoliberal, con el riesgo de morir bajo los escombros? ¿O alumbrar una nueva sociedad antes de que la crisis desemboque en la barbarie como en los años 30?

Para empujar al próximo presidente hacia tal audacia, acabamos de crear el Colectivo Roosevelt 2012, con Stéphane Hessel, Edgar Morin, Susan George, Michel Rocard, René Passet, Dominique Méda, Lilian Thuram, Robert Castel, Bruno Gaccio, Roland Gori, Gaël Giraud, la Fondation Abbé-Pierre, la Fondation Danielle Mitterrand, la Ligue de l’enseignement, Génération précaire y muchos otros, teniendo todos como objetivo el provocar un salto hacia adelante. Si compartes este deseo puedes unirte al Colectivo firmando su manifiesto y las quince propuestas de reformas en http://www.roosevelt2012.fr

Pierre Larrouturou, Miembro del Colectivo Roosevelt 2012
Traducción Françoise Chuffart (Attac Madrid)

POLÍTICA ECONÓMICA, desmontando algunas mentiras

  • Una de las mentiras con la que nos machacan a diario y que sirve de pretexto para aplicarnos los tremendos recortes sociales que nos están perpetrando es la que dice “…tenemos un gasto público muy alto”.

Como esto en sí mismo resulta muy difícil de valorar para cualquier ciudadano, resulta aclaratorio una comparativa con nuestro entorno europeo. Para ello tratamos de objetivarlo y lo presentamos en porcentaje respecto al PIB de cada país. Veamos:

Y vemos, oh sorpresa, que gastamos muy por debajo de los países de la Unión Europea y de la Zona Euro, es decir nuestro gasto público es muy bajo.

Por otro lado, se está atacando a la Sanidad Pública haciéndonos creer que la usamos y gastamos en exceso. Veamos otra comparativa respecto a nuestro entorno.

Se trata del gasto en sanidad pública por habitante y año:

Podemos ver que nos encontramos en el grupo de cola del gasto en sanidad.

  • Pero es preciso denunciar que el problema no reside en el gasto, el problema se encuentra realmente en la falta de ingresos. Exactamente en la pérdida de ingresos vía impuestos, fundamentalmente la reducción de los tipos máximos del impuesto a las personas físicas (IRPF), los cuales se han ido reduciendo de forma populista e irresponsable en los últimos años por los sucesivos gobiernos que venimos padeciendo, y siempre de forma grosera a favor de las rentas más altas.

Consecuencia de ello, así como de otras políticas privatizadoras, ha sido la necesidad del Estado de endeudarse externamente, a costa de la reducción de los ingresos impositivos mencionados. Recordemos que las grandes fortunas, han visto eliminado el Impuesto de Patrimonio, cotizan al 1% en las SICAV’s, con sus empresas constituidas “ad hoc” cotizan por debajo como rentas de trabajo en vez de rentas de capital, evaden dinero sistemáticamente y utilizan la “legalidad” de los paraísos fiscales, constituyen fundaciones, etc. Con todo ello, prácticamente y de forma exclusiva, casi toda la fiscalidad del estado recae sobre los trabajadores sujetos a nómina.

Para ver lo que España ingresa vía impuestos, al igual que en el caso anterior presentamos la comparativa por países y en relación a su PIB:

De nuevo podemos ver confirmadas nuestras sospechas en cuanto a que somos uno de los países que menos impuestos paga, sobre todo en los tramos más altos de renta, aunque aquí no aparece señalado.

.

Fuente gráficos: EUROSTAT

¿Nuevas medidas de austeridad?, no, SAQUEO

Acerca de las nuevas “medidas de austeridad”

Sentencia de muerte para Grecia

.

Mike Whitney en Rebelión

El domingo pasado, el parlamento griego aprobó una nueva ronda de medidas de austeridad que profundizarán aún más los cinco años de depresión en que está sumido el país y acabarán con los últimos flecos de cohesión social. Para asegurar un préstamo de 130.000 millones de euros, los líderes políticos griegos acordaron acatar un “ Memorando de Entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés) que no sólo va a acrecentar los sacrificios de la clase trabajadora sino que va a entregar el control de la economía de la nación a los bancos y corporaciones extranjeros.

.

El Memorando contiene cálculos tan mercenarios, nunca vistos por escrito. Y aunque la mayor parte de la atención se ha centrado en los profundos recortes a las pensiones complementarias, al salario mínimo y a los salarios del sector privado, hay mucho más en ese oneroso mandato de lo que a simple vista parece. Habría que leer en su totalidad las 43 hojas del documento para apreciar en todo su alcance la vacuidad moral de quienes dictan la política en la Zona Euro.

Grecia tendrá que demostrar que ha alcanzado varios puntos de referencia antes de recibir algo del dinero asignado en la operación de rescate. El Memorando traza, con gran detalle, cuáles son esos puntos de referencia: prácticamente todo, desde la reducción del gasto en medicinas que salvan vidas a “la eliminación de las limitaciones a la venta de productos restringidos hasta en categorías tales como el alimento para bebés”.

Así es, según el autor de ese fuliginoso memorándum, la única vía para que Grecia pueda salir del estado de abatimiento es, entre otras cosas, envenenando a sus bebés con alimentos infantiles prohibidos.

El MOU exige también un recorte del 10% en los salarios de los funcionarios del estado, recortes en los “fondos destinados a la seguridad social y a los hospitales” y una mayor privatización de los sectores de propiedad pública, todo lo cual sólo servirá para que el PIB se contraiga aún más.

En cuanto a la privatización: “El gobierno estará dispuesto a poner a la venta las partes que aún conserva en las empresas de propiedad estatal si fuera necesario para alcanzar los objetivos de privatización. El control público se limitará solo a los casos de la infraestructura de las redes más vitales”.

En lugar de proporcionar ayuda fiscal para que Grecia pueda cumplir sus objetivos presupuestarios y pueda salir de nuevo a flote, la troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) está utilizando la crisis para robar los vitales activos estatales y entregárselos a las corporaciones amigas. El MOU está abriendo nuevas avenidas a la explotación y al saqueo. Y hay más:

“El gobierno no propondrá ni establecerá medidas que puedan lesionar las normas del libre movimiento de capitales. Ni el Estado ni ninguna otra entidad pública firmarán acuerdos con accionistas con la intención o el efecto de entorpecer el libre movimiento de capital o influir en la gestión o control de las compañías. El gobierno no iniciará ni introducirá ningún tope en las votaciones o adquisiciones, y no establecerá ningún derecho de veto desproporcionado o injustificable ni cualquier otra forma de derechos especiales en las compañías privatizadas.”

Bien, queda muy claro: son las normas del capital. Los intereses de las corporaciones y los bancos tendrán precedencia sobre los de las personas. La proclamación limita el papel del gobierno a la hora de autorizar las acciones depredadoras de despiadados especuladores cuyo único interés es engordar sustanciosamente el balance de sus accionistas.

Hay también una larga sección sobre “Reformas Estructurales para la Mejora y Crecimiento” que no explica en absoluto cómo se supone que la economía va a desarrollarse cuando las medidas de austeridad no hacen sino reducir la cantidad de gasto del consumidor y la inversión empresarial. En cambio, el Memorando se centra como un rayo láser en reventar las barreras al comercio y rebajar los salarios de los trabajadores. Vaya un ejemplo:

“Dado que el resultado del diálogo social para promover el empleo y la competitividad no satisfizo las expectativas, el gobierno tomará medidas que promuevan un rápido ajuste de los costes laborales para combatir el desempleo y recuperar la competitividad en los costes, garantizar la eficacia de las recientes reformas del mercado de trabajo, equiparar las condiciones de trabajo en las antiguas empresas de propiedad estatal con las del resto del sector privado y hacer más flexibles las disposiciones sobre el horario laboral. Esta estrategia deberá orientarse a reducir los costes laborales unitarios nominales en la economía empresarial en un 15% en 2012-2014. Al mismo tiempo, el gobierno promoverá la negociación salarial uniforme en los distintos niveles y combatirá el trabajo no declarado”.

¿No cree, querido lector, que si Vd. hubiera recomendado políticas que provocaron una grave recesión de dos años y un desempleo de infarto (el paro en Grecia ha alcanzado un pico del 20,6%), mantendría la boca cerrada y admitiría que no sabe un carajo de lo que está hablando?

Pues no, para nada, si resulta que Vd. es un ministro de finanzas de la UE, Vd. recomendaría las mismísimas políticas que habían fracasado en todas partes; las políticas que han reducido el gasto, encogido los ingresos del gobierno, incrementado el desempleo y profundizado la depresión. Ese es tipo de imbecilidad que se aprueba como política en la eurozona.

El Memorando contiene también una sección iluminadora acerca del “Entorno empresarial”, que lo abarca todo, desde los beneficios para la industria al libre comercio sin restricciones. Aquí va un ejemplo típico:

“… dejar de destinar el coste no recíproco calculado sobre el precio del combustible a favor del Fondo de Distribución Mutua de los Operadores de la Bomba de Aceite del Combustible Líquido”.

¡Cling, caja! Más regalos para las grandes empresas. Todo el memorando está lleno de cosas así, justo una dádiva corporativa tras otra.

“Aplicación de la ley 3982/2011 sobre el procedimiento de urgencia para la concesión de licencias para profesiones técnicas, actividades manufactureras, parques empresariales y otras disposiciones.”

¿Qué tiene esto que ver con nada?, se preguntarán.

Nada. Solo sirve para mostrar de qué va el MOU. Es una “lista de deseos” de las corporaciones; una mezcla de las políticas punitivas de estrecharse el cinturón para las clases trabajadoras y de beneficios paras grandes del petróleo, del gas, de la electricidad, la aviación, las carreteras, las comunicaciones, etc. “La concesión de licencias por la vía rápida” y el “alimento para bebés” no tiene nada que ver con ayudar a Grecia a alcanzar sus objetivos presupuestarios. Es una tomadura de pelo. Solo vean lo siguiente:

El MOU: “De acuerdo con los objetivos políticos de la Ley 3919/2011 sobre profesiones reguladas, el gobierno elimina las barreras de entrada al mercado de los taxis… en línea con las mejores prácticas internacionales”.

Así pues, ¿hasta los taxistas van a conseguir un sitio en el pesebre? ¿No les parece un tanto irrelevante?

Nada de todo eso tiene nada que ver con ayudar a Grecia. Se trata tan solo del saqueo de las grandes empresas fuera de todo control. Grecia es una gran piñata que acaba de quebrarse y todo el mundo empuja y presiona por atrapar su puñado de caramelos.

El MOU: “El gobierno establece un grupo de trabajo para que revise… la gestión de los casos judiciales, incluida la posibilidad de eliminar casos atascados en los registros de los tribunales”… Tras la presentación del plan de trabajo para la reducción de la acumulación de casos relativos a impuestos en todos los tribunales administrativos y tribunales administrativos de apelación en enero de 2012, se establecen metas intermedias para reducir el retraso acumulado al menos en un 50% a finales de junio de 2012, al menos en un 80% a finales de diciembre de 2012 y la total eliminación del trabajo atrasado a finales de julio de 2013”.

Si Grecia quiere aumentar sus ingresos, entonces ¿por qué va a restringir la persecución de los evasores de impuestos? ¿No sería contraproducente? Esta es solo otra señal de que el MOU fue elaborado por hombres poderosos que actúan por detrás de la tapadera de sus lacayos políticos.

El MOU: “El gobierno pone en práctica el decreto presidencial sobre la reforma de la magistratura creando una nueva estructura, cubriendo los puestos vacantes con los graduados de la Escuela Nacional de Jueces y redistribuyendo los jueces y personal administrativo a partir de la base de los recursos existentes disponibles dentro de la administración pública y la judicatura de Grecia [Q4-2012]. El gobierno pone en marcha, conjuntamente con un órgano externo de expertos, un estudio sobre los costos de los litigios civiles, su reciente aumento y sus efectos sobre la carga de trabajo de los tribunales civiles, presentando las recomendaciones debidas a finales de diciembre de 2013”.

En efecto, solo tienen que dejar que las grandes finanzas y las elites corporativas “racionalicen” los tribunales o llenen la magistratura con sus elegidos y las demandas se reducirán a la mitad. ¿Qué nos dice acerca de los hombres que han preparado ese texto?

Pueden ver la farsa que es realmente este supuesto Memorando de Entendimiento. No ayudará en nada a Grecia a superar su depresión y no facilitará la integración de la eurozona. Es solo un alimento más para las hienas corporativas.

Lo que Grecia necesita es una reestructuración radical de su deuda. Necesita acabar con los tenedores de bonos, recapitalizar sus bancos e incrementar el apoyo fiscal hasta que la economía vuelva a la normalidad. Otro paquete de préstamos no le va ayudar a conseguir esos objetivos. En todo caso, solo servirá para retrasar el Día del Juicio Final. Sería mejor para todos que el país se declarara en rebeldía y empezara cuanto antes a intentar salir a flote.

.

Mike Whitney vive en el estado de Washington. Ha colaborado en el libro de inminente aparición “Hopeless: Barack Obama and the Politics of Illusion” (AK Press). Puede contactarse con él en: fergiewhitney@msn.com

Fuente:http://www.counterpunch.org/2012/02/13/a-death-sentence-for-greece/

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

NO ES UNA CRISIS, ES UNA ESTAFA

Carlos Paredes (Miembro de Democracia Real Ya)

Créditos; más o menos, la cosa funciona así:

1º Un día, usted va al banco y pide un millón para comprarse una casa.
2º El banco, le da a usted ese millón, y usted se lo entrega al dueño de la casa (para comprarla).
3º El dueño de la casa, coge ese millón y lo deposita nuevamente en el banco.

Conclusión: el banco tiene un millón igual que antes, pero usted ahora le debe otro. Acabamos de fabricar un millón de la nada.

Pregunta: ¿Cuánto dinero le ha costado al banco la operación?

Cabe la posibilidad, de que el propietario de la casa, ingrese el dinero en otro banco distinto al que le dio a usted el préstamo. Para eso, se inventó la globalización, para que ambos bancos acudan al mercado interbancario, y el que tiene dinero de menos, le pida prestado al que tiene dinero de más. El interés al que se prestan dinero los bancos en la zona Euro, se llama Euribor.  Es por eso que todos los créditos son a Euribor + algo. Es decir, lo que me cuesta traer el dinero desde otro banco, más lo que le cobro a usted por mis servicios.

Con esta manera de actuar, el banco le presta el mismo euro a decenas de personas. Ese es el gran negocio. Fabricar dinero de la nada. Por eso el gran boom inmobiliario y la explosión hipotecaria. Pero claro, en el fondo… sólo es el mismo euro prestado infinidad de veces. Es… como una estafa piramidal.

¿Sabe cuánto dinero está obligado a tener el banco en caja? Pues ni más ni menos que el 9% del dinero que presta, sí, han leído bien. Y eso, es ahora; hace sólo unos meses era el 6%. Ese cambio, del 6% al 9% ha obligado a enormes recapitalizaciones de la banca, muchas veces con dinero público. Eso, en Europa, porque en Estados Unidos, Lehman Brothers, llegó a tener en “cash” sólo una milésima parte del dinero que prestaba. Se llama “desregularización financiera” es decir, que cada uno haga lo que quiera.

Y recuerde, si usted no paga, el banco, que sigue teniendo el mismo dinero de antes (más o menos) le quita la casa, y le reclama además el 40% de la hipoteca.

.
Propuesta de limitación de pagos en metálico:

Lo que esconde la medida de limitar los pagos en metálico a un máximo 1000 euros, es sobre todo, evitar que el dinero salga del circuito/dominio bancario:

Con esa medida se pretende evitar un fraude de unos 27.000 millones de euros, que es apenas una tercera parte, de los 80.000 millones de euros que evaden las grandes fortunas españolas a través de paraísos fiscales, y que continúan campando a sus anchas.

2ª Parte

Usted mete sus ahorros de toda la vida en un fondo de inversión a cambio de un interés “un producto muy bueno” como suele decirle el señor o señora con quien habla habitualmente en su banco.

Cada fondo de inversión “invierte” en diferentes cosas… pero en general, lo que hace usted cuando firma esos papeles que nunca nadie lee, es comprar la deuda de otro. Es decir, compra usted una hipoteca, o un préstamo que el banco le ha hecho a otra persona. Con lo cual, el banco se queda con su dinero (que es real) y le coloca a usted una deuda (dinero ficticio o que no existe), abonándole una parte de los intereses que cobra al hipotecado.

El banco ha conseguido dinero de verdad, a cambio de venderle a usted el crédito de otro.

Si la persona que tiene contraída la deuda con el banco, no paga, tiene usted un problema, porque puede darse el caso de que no pueda recuperar su dinero.  (Esa parte que le cuesta tanto contar a su persona de confianza en el banco)

Para evitar eso, (que usted pierda su dinero), hay un seguro de impago. Lástima que no le cubra a usted.

El banco, le vende el seguro de impago, (sacando dinero por ello) que debería cubrirle a usted, a un tercero, y además, es legal. (La ley lo permite y lo ampara).  Así es que, si el señor que tiene la deuda, no puede pagar, usted pierde su dinero, y un tercero se forra.

Los seguros de impago, (que no le cubren a usted, aunque sea el propietario de la deuda) se llaman CDS, y son un producto que cotiza en bolsa.

Cuanto más riesgo hay de impago, más suben los CDS de esa deuda/fondo, porque el propietario de los mismos, es el que va a cobrar el seguro de impago (si se produce este). Y todos los fondos de inversión tienen CDS asociados.

¿Recuerdan la crisis de las subprime en USA? Un montón de gente dejó de pagar sus hipotecas, lo que hizo que otro montón de gente perdiera el dinero que tenía metido en fondos de inversión, y que varios bancos quebraran o amenazaran con la quiebra. Por eso los gobiernos metieron dinero. Ni los propios bancos sabían (según ellos) qué deuda había comprado usted, cuando metió el dinero en un fondo de inversión. Y por eso, quebró AIG la principal aseguradora de USA, porque no había dinero suficiente para cubrir los CDS, los seguros de impago. Eso sí, hubo gente, los dueños de esos CDS que se hicieron de oro, con el dinero que el gobierno estadounidense metió en la aseguradora, que fue directamente a sus bolsillos.

¿Y qué se ha hecho desde entonces? Nada.

Ahora, en lugar de especular con el impago de las hipotecas, se hace con la deuda soberana de los distintos países.

De esta manera, hay gente que hará todo lo posible, para que un país quiebre, para poder cobrar los CDS correspondientes a la deuda soberana de ese país.

El problema es, que cuando la cantidad que tiene que abonar la aseguradora es muy grande, no hay dinero para cubrirla, (como pasó con AIG) y ese es el principal motivo por el que la señora Merkel y otros líderes europeos, se echan las manos a la cabeza y piden reducción del déficit.

Por eso todas las recapitalizaciones bancarias, o los planes de aumentar los fondos para rescates bancarios en la Unión Europea.

Y es que, esta forma de hacer dinero, es la más rentable del mundo (si sale bien).

Piénsenlo:

Primero: presto dinero (fabrico dinero de la nada a través del crédito).

Segundo: convierto el dinero ficticio en real, captando el dinero de ahorradores (fondos de inversión).

Tercero: vendo a otras personas los seguros de impago de la deuda, y creo un mercado especulativo con ellos.

Cuarto: creo también un mercado especulativo con la deuda en sí misma (no iba a ser menos).

Y todo funciona bien, hasta que quien recibió el primer préstamo, dice que no puede pagar, y todo el castillo de naipes se desmorona.

Esta forma de hacer dinero, representa, más del 80% de la economía mundial, que no es otra cosa, más que humo.

Cada vez que le recortan a usted los servicios públicos o le hablan de medidas para combatir la crisis, sepa usted que lo hacen para poder mantener esta enorme estafa piramidal, que es “el sistema financiero”.

Por cierto, el problema no tiene solución. Piense que más del 80% de la economía mundial depende de que usted pida prestado, pero si usted no puede devolver el préstamo, el sistema se cae.

¿Cuántas medidas se están tomando para que usted pida prestado? ¿Y para que pueda devolver ese crédito?

No hace fatal ser muy listo, para darse cuenta de que el punto óptimo de funcionamiento del sistema reside en conseguir que usted contraiga una deuda permanente, pero que al mismo tiempo pueda siempre ir devolviendo poco a poco. Cuando una de las dos condiciones se rompe, el sistema funciona peor, o directamente se desmorona.