La banda de Mariano ha vuelto a atracar

Después de sus primeras apariciones públicas y otras clandestinas a base de micrófonos indiscretos o provocados, este desvergonzado gobierno vuelve a perpetrar un atraco a la ciudadanía para poner en bandeja a los que les mandan, mano de obra aún más barata y ya con exiguas protecciones.

A estos miserables no solo no les ha temblado la mano a la hora de tomar medidas tan brutales como las que estamos conociendo estos días, sino que se han permitido el lujo de presumir de ello, como cuando hace unos días veíamos a un De Guindos arrastrándose de forma viscosa hasta el comisario Olli Rehn para presumir “que preparaban una reforma laboral extremadamente agresiva”.

Y así ha sido, este gobierno se dispone a dejar absolutamente indefensos a los trabajadores, aprobando leyes a la medida de la clase dominate, que conduzcan irremediablemente al mayor enriquecimiento de los poderosos a cuenta de la precariedad y empobrecimiento de la mayoría.

Se proponen aprobar, y aprobarán con su mayoría absoluta en el Parlamento, medidas como:

  • Despidos con 20 días de indemnización (bajo muy facilones pretextos en tiempo de crisis)
  • Modificación de las condiciones de trabajo (subir horas, bajar salario, turnos, desplazamientos)
  • Eliminación definitiva de las horas extras (por la libertad de modificación de condiciones)
  • Despidos, entre otras cosas, por:

– No aceptar nuevas condiciones.

– Disminución de ingresos en la empresa por más de dos trimestres consecutivos.

– Oponerse a traslados.

– Faltar al trabajo “justificadamente” entre 9 y 20 días en 2 meses por enfermedad.

  • Los convenios de empresa primarán sobre el sectorial (invirtiendo toda lógica racional)
  • Período de prueba de hasta un año (después…  a la calle sin un euro)
  • ERE´s sin autorización (sin necesidad de autorización por parte de la administración)

En definitiva se trata de una auténtica “desregulación” de todas las condiciones laborales conquistadas anteriormente, siguiendo el modelo neoliberalista en lo económico. Responde al concepto de lo que han denominado como flexiseguridad. Este neologismo no es otra cosa, que lo que comentábamos, acabar con los avances y garantías obtenidas en décadas precedentes respecto a las condiciones laborales de los trabajadores y dar todas las facilidades legales a los empresarios para hacer y deshacer en esta materia, según su deseo y antojo.

¿Por qué se suicidan los trabajadores de France Telecom?

El próximo lunes el presidente de France Télécom, Didier Lombard, abandonará las riendas del primer operador francés de telecomunicaciones.

Esta es una de las medidas adoptadas para intentar acabar con la ola de suicidios que desde hace dos años estremece a esta puntera empresa francesa, matríz de la marca Orange.

En los últimos días la dirección de esta empresa ha confirmado el suicidio de otros dos de sus empleados, con lo que ya son cinco los trabajadores que han decidido acabar con su vida desde el principio del año 2010.

La empresa, lógicamente bajo sospecha, ha rechazado relacionar estos últimos casos con problemas laborales.

Uno de ellos era un hombre de 32 años que trabajaba en el departamento de servicios para empresas en Dijon y que se suicidó la tarde del pasdo jueves en su domicilio. El otro era un hombre de unos cincuenta años que trabajaba como técnico para la compañía en la región de Alta Normandía y que se suicidó el martes en un bosque.

Como decía, en lo que va de año se han suicidado ya cinco trabajadores de France Télécom, todos fuera del lugar de trabajo, y los cinco suicidios han sido confirmados por la dirección.
Y en el periodo de dos años, hasta el 31 de diciembre de 2009, se habían suicidado 35 trabajadores, según los sindicatos, aunque la dirección había comunicado 32 casos.

La mayor parte de los trabajadores suicidados tenían algún cargo ejecutivo.

“La empresa está en estado de shock”, manifestó un portavoz de la dirección, según la edición digital del diario Le Parisien.