Fútbol, dinero público, corrupción y chanchullos varios

El fútbol es así: chanchullos, ayudas públicas y mala gestión

Nuestro lerdo presidente y su referente cultural

.

Barcelona: Fue de sobra conocida la dimisión de Sandro Rosell después de que la Audiencia Nacional admitiera a trámite una querella por un presunto delito de apropiación indebida en el fichaje de Neymar. Pero Rosell no ha sido el único presidente del Barcelona con problemas en los tribunales. Un ejemplo: Josep Lluís Núñez fue condenado a seis años de prisión en el caso de corrupción de la Inspección de Hacienda de Cataluña aunque podría esquivar la cárcel gracias a que el Supremo le ha reducido la condena a dos años. Otro de los mandatarios históricos del club, Joan Gaspart, fue uno de los hombres de confianza del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, en la actualidad encarcelado en Soto del Real. Por otra parte, el mejor jugador de fútbol del mundo ha resultado no ser el mejor pagador de impuestos del mundo (todo en la vida no se puede): el pasado año, Leo Messi y su padre abonaron 5 millones de euros que adeudaban a Hacienda para intentar disminuir las responsabilidades penales por un presunto delito de fraude fiscal. Y la guinda del pastel: la Comisión Europea investiga al Barcelona por posibles privilegios fiscales al no convertirse en una sociedad anónima.

Sigue leyendo “Fútbol, dinero público, corrupción y chanchullos varios”

Brasil, fútbol y protestas

 Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique

Es poco probable que los brasileños obedezcan a la procaz consigna que lanzó Michel Platini –otrora gran futbolista y hoy politiquero presidente de la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol (UEFA)– el pasado 26 de abril: “Hagan un esfuerzo, déjense de estallidos sociales y cálmense durante un mes” (1).
La Copa Mundial de Fútbol ha comenzado en São Paulo el 12 de junio para concluir el 13 de julio en Río de Janeiro. Y hay efectivamente preocupación. No sólo en las instancias internacionales del deporte sino también en el propio Gobierno de Dilma Rousseff, por las protestas que podrían intensificarse durante el evento deportivo. El rechazo al Mundial por parte de la población ha seguido expresándose desde junio del año pasado, cuando empezó todo con ocasión de la Copa Confederaciones. La mayoría de los brasileños afirman que no volverían a postular a Brasil como sede de un Mundial. Piensan que causará más daños que beneficios (2). Sigue leyendo “Brasil, fútbol y protestas”

El dinero que nos debe el fútbol

El fútbol español acumula una deuda de 3.600 millones de euros, 752 a Hacienda

 
El fútbol español acumula una deuda de 3.600 millones de euros, 752 a Hacienda
 El fútbol español acumula en la última década una deuda de 3.600 millones de euros, tal y como refleja el informe del Consejo Superior de Deportes (CSD), elaborado tras analizar el estado financiero de todos los clubes españoles.
.
752 millones del total corresponden al dinero que estos deben a Hacienda, es decir a toda la ciudadanía española, que es el mayor acreedor de los equipos de Primera y Segunda división.
La otra gran partida corresponde a los 22 concursos que hay en marcha y que recogen todo tipo de deudas. Desde salarios a traspasos, pasando por los 107.000 euros que el Deportivo de Lendoiro debe a un restaurante. El informe forma parte del control que CSD y Liga de Fútbol Profesional (LFP) están realizando a los clubes que han formado parte de la LFP en los últimos diez años con el fin de cuantificar la cifra exacta.

¡Una razón más para apoyar a Holanda!

Actrices porno prometen miles de felaciones si Holanda gana

Imagen del perfil en Twitter de la actriz.

Bobbi Eden, una actriz de cine porno holandesa, quiere que su selección de fútbol se convierta en la número uno del mundo. Tanto es su empeño, que ha prometido hacerle una felación a cada uno de sus seguidores en Twitter si la naranja mecánica llega a lo más alto.

La actriz, que contaba con algo más de 5.000 seguidores en el momento de publicar el mensaje, ya ha reunido en sólo unas horas a más de 34.000 seguidores en su perfil de Twitter. Y, si finalmente Holanda gana, tendrá que hacer frente a su promesa, para lo que ha pedido “ayuda a algunas amigas”, según asegura en otro mensaje.

Eden ha pedido a su amiga, la actriz Vicky Vette, aquella que demandó al servicio de descargas directas en Internet, RapidShare, por alojar sin permiso vídeos de sus películas, que le ayude si al final tiene que cumplir lo que ha prometido. Además, también han prometido ir en su ayuda las actrices Miss Hybrid y Gabby Quinteros.

No es la primera vez que se hace esta promesa en Internet. Hace tres años, durante la campaña de las elecciones en Bélgica, Tania Dervaux, candidata y cabeza de lista al senado belga por parte del partido NEE, prometió 40.000 felaciones a todos los que se inscribiesen en una lista en la página web de su partido. Al final, no cumplió lo prometido.

ALEMANIA, 0; CHINA, 1

MOISÉS NAÍM, en El País

¿Quién se ha comportado mejor durante esta crisis económica: Angela Merkel, la canciller de Alemania, o Hu Jintao, el presidente de China? El chino.

 

Sé que esta afirmación resultará sorprendente. Nos hemos acostumbrado a oír que, debido a sus bajos sueldos, China presiona a la baja los salarios de sus competidores e incluso contribuye al desempleo en el resto del mundo. China también es acusada de mantener artificialmente bajo el valor de su moneda, lo que abarata aún más sus exportaciones y encarece el costo de los productos que importa. También sabemos de su autoritarismo, sus violaciones a los derechos humanos, sus constantes robos a la propiedad intelectual, su amistad con cualquier tirano dispuesto a darle acceso a materias primas, y que regímenes espantosos como los de Corea del Norte y Myanmar o los genocidas de Darfur cuentan con su apoyo.

¿En qué cabeza cabe, entonces, la defensa del Gobierno chino? He sido un duro y permanente crítico de las prácticas represivas de Pekín. Y lo sigo siendo. Pero debo reconocer que, en esta crisis, la República Popular China ha sido un actor global serio, responsable y competente. Y que Alemania lo ha sido mucho menos. Por eso hoy Hu Jintao merece loas y Angela Merkel reproches.

Millones de personas en el mundo conservan su trabajo gracias a las políticas económicas de China. Y otros varios millones en Europa y otras partes no consiguen trabajo debido a las políticas económicas de Alemania. Mientras China contribuye a generar actividad económica en otras regiones, la inacción alemana irradia presiones que la contraen.

China se ha transformado en el gran motor de la economía mundial. Cuando la segunda economía más grande del mundo crece al 10% anual levanta a muchos otros países. Gracias a China, por ejemplo, la crisis no tuvo peores consecuencias para América Latina y el resto de Asia. La economía mundial crece al 4% y China por sí sola genera el 1% de este crecimiento. En otras palabras, le debemos a China el 25% de la tasa de expansión económica del mundo.

Hu Jintao y su Gobierno reaccionaron ante la crisis con rapidez y efectividad. En 2009 aprobaron un gigantesco estímulo fiscal de 568.000 millones de dólares. Cuando vieron que en 2010 la economía mundial seguía anémica, pisaron el acelerador y aumentaron el crédito. La expansión monetaria creció un extraordinario 30% en solo dos años. Pero Pekín no solo tomó decisiones acertadas; también evitó caer en peligrosas tentaciones. En el peor momento de la crisis, en 2008, Rusia propuso a los chinos que ambos vendieran de manera coordinada y masiva su cartera de bonos de Fannie Mae y Freddie Mac, los dos gigantescos entes financieros estadounidenses. Los chinos se negaron. De haber caído en esa tentación, la crisis para el mundo hubiese sido mucho más grave.

Entretanto, en Berlín… Negación, austeridad, prudencia, confusión, lentitud y obsesión por las encuestas y la política doméstica. Alemania tiene las reservas y la fortaleza económica para ayudar a que sus vecinos salgan de su estancamiento. Pero Angela Merkel no las quiere usar. La audacia y seguridad de Hu contrastan con la cautela de Merkel. Él decide, ella duda. Y mientras, una gran parte de Europa sigue parada.

Sabemos que la conducta de las naciones no está motivada por el altruismo, sino por sus intereses. Las decisiones de Hu Jintao son tan nacionalistas como las de Angela Merkel. Pero mientras que el líder chino entendió que el bienestar de su país depende de lo que le pasa al resto del mundo, la canciller alemana parece creer que es posible aislar a su país de la catástrofe económica de sus vecinos. Es una gran ironía que la salud de la economía capitalista globalizada esté dependiendo tan críticamente de Hu Jintao, quien en 2004 aún exhortaba al Partido Comunista chino a “defender las grandes banderas del marxismo”.

mnaim@elpais.es

CIENCIA Y FÚTBOL

«La inmensa mayoría de las profesiones son muchísimo más útiles para la sociedad que la de futbolista»

PELLO SALABURU en El Correo

Parece que no son los mejores momentos, en opinión de nuestros dirigentes, para invertir en ciencia e innovación, según indicaba la ministra del ramo hace unos días. La crisis es la crisis. Sin embargo, está visto que la crisis afecta a unos sectores, pero no a otros. Resulta más que preocupante, y completamente escandaloso, lo que estamos viendo estos días.
Ni la mejor jugada de Villa, ni la parada más espectacular de Casillas mejorarán en nada nuestra vida. Nos darán un poco de asueto durante unas horas, como pasaba con el circo en Roma, y nos entretendrán. Pero nada más. Nuestra vida no va a mejorar en nada por eso, aunque es cierto que, en momentos duros de crisis como éste, nos viene bien para despistarnos un poco y evadirnos de los problemas reales. Sin embargo, el trabajo de un médico, el puente diseñado por un ingeniero, el programa desarrollado por un informático, o las largas y lentas horas que un científico pasa en el laboratorio, mediante una acumulación lenta del conocimiento, acaban teniendo enorme importancia y hacen posible que vivamos más tiempo y lo hagamos con una calidad de vida mayor. La ciencia ha mejorado de forma espectacular nuestra calidad y nuestra esperanza de vida, basta ver las estadísticas. La inmensa mayoría de las profesiones son muchísimo más útiles para la sociedad que la de un futbolista. Debemos mucho a la ciencia y a la técnica, pero da la impresión de que no somos conscientes de ello. Si lo fuéramos, no podríamos aceptar en buena lid y sin protestar que los futbolistas se lleven lo que se van a llevar si ganan el Mundial. Es un auténtico escándalo. Mucho más cuando jugarían de forma muy parecida aun ganando la centésima parte.
Nos dicen que la federación se financia sola, y que con el Mundial saca mucho más dinero del que pueda gastar en primas. La indecencia absoluta es la misma. Porque, en ese caso, y ateniéndonos a las reglas del mercado, un negocio tan pujante debería pagar a Hacienda mucho dinero por utilizar la marca ‘España’, si es que la utilización de esa marca les genera tantos fondos. Deberían pagar lo suficiente como para impedir que cada jugador vaya a cobrar 600.000 euros. A la vista de esas cantidades, es evidente que la ciencia es maltratada y despreciada.
Los profesores universitarios que así lo deseen, y siempre que cumplan una condiciones, son evaluados por el Ministerio. Se evalúa de forma anónima la investigación científica que realizan, y esa evaluación se hace cada 6 años. Cada profesor puede ser evaluado, con efectos retributivos, hasta un máximo de 6 veces (36 años de investigación). Se trata de compensar a los mejores, y fomentar la calidad en la Universidad. Hay en España (universidades públicas) unos 95.000 profesores universitarios, de los que 68.000 tienen dedicación exclusiva. Según los últimos datos disponibles (2008), en todos estos años se podían haber presentado unos 48.000 profesores para que fuesen evaluados. Sin embargo, sólo se han presentado 37.000, de los que más de 6.000 no han conseguido ninguna evaluación positiva (ningún ‘sexenio’). Los datos para el resto son los siguientes (doy números exactos ahora): con un sexenio, 10.135; con dos, 9.193; con tres, 5.695; con cuatro, 3.198; con cinco, 1.824, y con seis, 613 profesores. Es decir, que de un total de 95.000 profesores, sólo 613 han conseguido evaluación positiva para sus 36 (ó más) años de investigación, siempre hasta 2008. Vamos a ver ahora las primas que cobra nuestra elite científica, aunque, la verdad, me da cierto rubor ponerlo aquí.
Cada uno de esos 613 profesores recibirá, hasta su jubilación, si son todos catedráticos, 11.256 euros como prima por año, con independencia de su salario. Un emolumento más bien ridículo para el tremendo sacrificio que exige la obtención de un sexenio. Es decir: la prima de un solo jugador por ganar un mundial equivale a la prima que cobran 53 de nuestros mejores y más experimentados científicos (en España) al año. Desde otra perspectiva: el año 2007 se concedieron 4.626 sexenios en total. El coste de las primas de todos nuestros investigadores (más de 30.000) fue sensiblemente inferior (dos terceras partes) al coste de las primas que cobrarán nuestros 23 jugadores si ganan el Mundial. O estamos haciendo el primo o hay demasiada prima de por medio.
Me voy a olvidar aquí de lo que sucede con el fútbol ‘privado’ (por ponerlo de algún modo: ligas, copas y demás). Desde siempre, pero más desde que Florentino se hizo dios y habitó entre nosotros, la escandalera es de campeonato. Se trata de clubes a los que les llueven, de forma directa o indirecta (hay muchos modos), ayudas públicas utilizadas para pagar sueldos privados multimillonarios. No me voy a referir en esta ocasión a eso, ni a los sueldos, ni a las primas de competiciones más o menos privadas, sino a algo más básico, a ese mecanismo tan perverso que hace que un organismo que utiliza símbolos oficiales se valga de ellos para meter dinero a espuertas en los bolsillos de unas personas cuya profesión aporta más bien poco al bienestar de todos nosotros, mientras al mismo tiempo se desprecia de forma olímpica el trabajo de cientos o miles de personas que han hecho posible simplemente eso: que vivamos más años, y los vivamos mejor. Uno se inclina a pensar que, si la sociedad no es capaz de ver esto, la idiotez está bastante más extendida de lo que presuponía. He omitido un detalle: en realidad la distancia es mayor, porque a partir de este mes hay que quitar un 5% a las primas de los científicos.

COPA DEL MUNDO DE FÚTBOL: ¿DIVERSIÓN O MANIOBRA DIVERSIVA DE MASAS?

Guillermo Almeyra

Debo aclarar, antes que nada, que desde hace más de 75 años, o sea, casi desde que el amateurismo fue sustituido por el incipiente futbol profesional, soy hincha de ese deporte. Pero pienso que no darse cuenta de la utilización ideológica y política del campeonato mundial de futbol por el capitalismo, es dar prueba de enorme superficialidad y gran ingenuidad. Porque el futbol hace décadas que dejó de ser un deporte para transformarse en un negocio que mueve centenares de miles de millones de dólares y, en particular, desde la utilización que le dio el nazismo en los años treinta, en herramienta de propaganda política para obtener aunque sea una momentánea unión nacional detrás de los gobiernos. No es necesario recordar la promoción del deporte de Estado por Mussolini, Hitler o Stalin, o lo que fue para la dictadura el Mundial de Futbol que Argentina ganó en Buenos Aires, mientras fuera de los estadios desaparecían decenas de miles de los mejores jóvenes y otros luchadores, entre ellos cientos de deportistas y atletas profesionales.

Ese futbol donde unos cuantos muy bien pagados juegan ante millones de personas que jamás podrán practicar un deporte porque no tienen campos, salarios ni alimentación suficientes, ni tiempo libre al terminar sus trabajos extenuantes y mal pagados, y por eso simplemente miran la caja idiota que, de paso, se populariza y redime cada tanto de sus crímenes contra la conciencia política y la cultura populares, aunque aparezca como una diversión es, en realidad, una maniobra diversionista. Como en la época de los emperadores romanos, si no hay mucho pan se da circo para que la gente no piense o, mejor dicho, que piense en cosas sin importancia, creyendo participar y ser sujeto en un espectáculo promovido por los dueños del poder para controlar incluso los sentimientos y dar una falsa sensación de alegría a las víctimas del capital, desviando su atención de las crisis, las matanzas, el desastre ecológico, la desocupación, las hambrunas, la explotación y la opresión. Como las drogas, este tipo de futbol crea una burbuja, un mundo ficticio. Es más, hoy, en la mayoría de los países el futbol profesional, es el verdadero opio del pueblo, mucho más que la religión, pues ésta no llena la vida de los hinchas desde el lunes hasta el miércoles y desde el viernes hasta el fin de semana con la misma intensidad ni de la misma manera absoluta. También como las drogas, la prostitución o las industrias del juego y de los entretenimientos (o sea, de los instrumentos cotidianos de dominación del capital y de encarrilamiento del tiempo libre de las clases dominadas), ese tipo de deporte pasivo y tramposo es un excelente negocio.La FIFA (Federación Internacional del Futbol Asociado) posee más de mil millones de dólares y el año pasado ganó 300 millones simplemente cobrando comisiones a las federaciones integrantes. Y la compra-venta de jugadores –quienes encuentran en un mundial una vidriera para su exposición– mueven cientos de millones de dólares que quedan en manos de los dirigentes de los clubes, de los intermediarios y representantes, y de otros tantos coyotes, y sólo en muy pequeña medida llegan a los modernos gladiadores de este circo. Por supuesto, aunque en todas partes del mundo se presenta la utilización capitalista de un deporte popular (Silvio Berlusconi es propietario del Milán y en ese carácter obtiene votos de imbéciles, y Mauricio Macri, el gobernador de la ciudad de Buenos Aires, fue elegido porque fue presidente del Boca Juniors, con el voto de miles de hinchas despistados), la magnitud de esa utilización varía de acuerdo con la orientación política de los diversos gobiernos.

En efecto, en todas partes se cuecen habas, pero, como decía Juan Gelman, en algunas se cuecen sólo habas… Los gobiernos mal llamados populistas en particular, intentan hacer del deporte (pasivo, televisivo) una herramienta ideológica para construir una efímera unión nacional y una fuente de gloria moderna y barata, de cartón pintado. En Argentina, por ejemplo, el gobierno le quitó al monopolio Clarín el futbol por abonamiento televisivo (un negocio de 4 mil millones de dólares) y lo transmite gratis, para todos, y con motivo de este mundial regaló más de un millón de decodificadores digitales para que todos lo pudieran ver. Sin duda, esas medidas constituyen una democratización de los espectáculos. Sin embargo, hay un pero: el canal oficial –el 7– se saturó de futbol, eliminó los programas informativos y de opinión, así como los debates de todo tipo, y así dio un importante impulso a la estupidización de la opinión pública y a la utilización demagógica de los recursos públicos, que podrían haber sido destinados a usos culturales, reforzando la campaña diversionista del capital mundial. De modo que, en la mayor crisis económica y social del capitalismo mundial y en una crisis ecológica que podría ser fatal para el destino de la civilización y del planeta, viviremos preocupados durante un mes por unas pelotas y, perdónenme la expresión, por unos pelotudos charlatanes y explotadores de la ingenuidad. También en esto, una civilización en profunda descomposición imita los métodos de la decadencia del siglo III de nuestra era, durante el Bajo Imperio Romano.

Guillermo Almeyra es miembro del Consejo Editorial de “SinPermiso”