El estado despilfarra en la iglesia

Fuentes: Diario Público y BOE
El arzobispo de Madrid, Rouco Varela, a su llegada a la misa que se celebró, ayer en el pabellón Madrid Arena, para preparar la Jornada Mundial de la Juventud de agosto.EFE

“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, cuentan que dijo Jesucristo a los fariseos en la Galilea del siglo I. Dos milenios después, la Iglesia católica en España continúa olvidando la máxima evangélica, y este año recién finalizado ya ha conseguido del “César” más de 10.000 millones de euros en conceptos varios. Una media de 200 euros por habitante que, sea o no creyente, ve cómo esta importante cantidad se extrae de los presupuestos de las distintas administraciones públicas (Estado, comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos).

Algunos estudios concluyen además que anulando las subvenciones a la Iglesia no sería necesaria la ampliación de la jubilación a los 67 años.

Todo ello, sin contar con partidas “excepcionales”, como los 60 millones de euros (en metálico y en especie) que el pasado agosto recibieron para sufragar los gastos de seguridad, limpieza, organización y cesión de terrenos de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, que curiosamente trajo al viejo Benedicto XVI a Madrid y que fué declarado por el Gobierno como “evento de interés especial”. Ésto supuso nuevos privilegios fiscales, tanto para la Iglesia como para las empresas colaboradoras del acto.

De ese monto, una de las partidas llega a través de la famosa casilla de la Iglesia en la declaración de la Renta, que el año pasado aportó a las arcas de la institución, de forma directa, más de 250 millones de euros.

Otra forma de ingreso son las exenciones de impuestos como el que pesa sobre los bienes inmuebles (IBI) que es, precisamente, uno de los que ha incrementado el Ejecutivo del Partido Popular ahora.

Fines sociales

A ello hay que sumar al menos otros 80 millones que la Iglesia recibe a través de la X de “otros fines sociales”, de la que se benefician proyectos de ONG católicas. Una cantidad que no es relevante teniendo en cuenta el total de las donaciones públicas a la Iglesia, pero que sí refleja la pervivencia de unos privilegios incompatibles con el Estado laico y que, en algunos casos, se remontan al siglo XIX.

Expertos en Derecho Eclesiástico como Óscar Celador o Dionisio Llamazares critican que la jerarquía eclesiástica “viva de las rentas de la desamortización de Mendizábal (1822)”, y que los actuales Acuerdos Iglesia-Estado que consagran la financiación pública de la Iglesia, aunque también elcompromiso de esta, jamás cumplido, por trabajar en su autofinanciación son “inconstitucionales”.

Una situación que, además, genera desigualdades con otras confesiones. En la práctica, la Iglesia católica es la única religión con financiación pública. Judíos, musulmanes y evangélicos se reparten apenas 6 millones de euros (a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia), mientras que la Iglesia católica recibe más de 10.000.

Ajena a estas consideraciones, la jerarquía eclesiástica viene lanzando desde hace años una campaña en la que anima a los contribuyentes, católicos o no, a marcar las dos casillas de la Renta, lo que supone detraer el 1,44% de los impuestos, la mitad a la Iglesia y la otra mitad a “Otros Fines”. “No pagarás más, no te devolverán menos”, afirma el lema del pasado año.

Campaña “austera”

La Iglesia cuenta que trabaja con los inmigrantes, los presos, los huérfanos o los ancianos. Sin embargo, la realidad es que todos los fondos recaudados por los obispos con la famosa casilla van a sufragar el culto católico, los sueldos de los sacerdotes y la Seguridad Social del clero. De hecho, aunque su ejemplo y su función social aparezcan en los anuncios de la casilla eclesiástica, las ONG católicas reciben su ayuda a través de la casilla de Otros fines de Interés Social.

La Iglesia insiste en que marcar la X de la Iglesia “supone apostar por la familia, la educación en valores, el desarrollo de las personas y luchar contra la crisis”. Una crisis que, hasta la fecha, no ha afectado a las arcas de la institución, que en los últimos dos años ha visto cómo la cantidad ingresada por el IRPF pasaba de 140 millones de euros a 253,4 millones.

¿A dónde va el dinero? Los presupuestos de la Conferencia Episcopal indican que el montante de la casilla se dedica a pagar los sueldos de los curas. Aunque no todos opinan lo mismo. Europa Laica denuncia cómo tanto la jerarquía de la Iglesia como las organizaciones católicas financiadas a través de los fines sociales, “dedican parte de sus recursos a sufragar costosas campañas para promover la represión sexual, la discriminación por razón de género u orientación sexual, contra la libertad de la mujer, contra los avances científicos o contra la eutanasia y la muerte digna”.

Discriminación

Desde hace años, distintas instituciones, religiosas y laicas (desde Redes Cristianas a Europa Laica) claman por la eliminación de la casilla de la Iglesia en el IRPF, que consideran “una discriminación para los contribuyentes que no señalan ninguna casilla”, afirma el teólogo Evaristo Villar. Por su parte, el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, sostiene que “con el actual sistema, el Estado conculca el artículo 31 de la Constitución que indica que todos los ciudadanos deben contribuir al sostenimiento de los gastos públicos en condiciones de igualdad”.

Europa Laica ha exigido al Gobierno la eliminación de la casilla de la Iglesia católica, puesto que “refleja el apoyo preferente del Estado a la religión católica y la discriminación para los ciudadanos que aun siendo creyentes no desean que se financie la iglesia católica, para aquellos que son fieles de otras religiones y para todos los que no tienen religión”.

Europa Laica rechaza también la casilla de asignación tributaria a fines sociales, porque “lo que se recauda por este concepto se entrega a organizaciones y fundaciones católicas, de ahí que la jerarquía católica anime a marcar ambas casillas”, como así sucede este año.

Después de más de 30 años de democracia y de vigencia de una Constitución que establece “que ninguna confesión tendrá carácter estatal”, las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado español no han cambiado sustancialmente, aunque la influencia de aquella sobre la sociedad sea menor.

El incremento de la financiación de la Iglesia por parte del Estado y los privilegios económicos, jurídicos y políticos, de los que disfruta demuestra que todavía “estamos en un estado confesional encubierto”, a juicio de Europa Laica. Muy lejos, cuando menos, de la separación que reivindicaba Jesús de Nazaret. Y es que el César, muchas veces, está demasiado cerca de Dios.

.

El modelo “inconstitucional” de la Iglesia en España

.

  • “La Administración tributaria del Estado no debe estar al servicio de las confesiones religiosas”

A diferencia del caso español, el modelo de Francia “es plenamente respetuoso con el principio de laicidad del Estado”, insiste Torres, quien recuerda que el artículo 16.3 de la Constitución Española señala que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”.

En Reino Unido y en Irlanda la Iglesia tampoco tiene dotación presupuestaria estatal alguna. El Gobierno sólo destina fondos públicos al “mantenimiento y conservación de los edificios de interés artístico en manos de las autoridades eclesiásticas”. Aun así, se estima que en torno al 90% de estos gastos “corren a cargo de las propias iglesias”, reza el estudio.

Finalmente y para mayor escarnio veamos el boletín del pasado sábado, donde se nos escupe a la cara el abono a cuenta que vamos a hacer MENSUALMENTE a la Iglesia Católica y que asciende a la insultante cifra de 13.266.216,12 euros:

El PAPA, su TELETIENDA y… una VAGINA

Después de la primera ocurrencia, buscando fórmulas de financiación a fin de pagarle el viaje al anciano Ratzinger (de nombre artístico Benedicto XVI) para acudir a la Jornada Mundial de la Juventud, consistente en montarle una “LISTA DE BODAS” tal como recogimos meses atrás en https://misaspiracionesenlavida.wordpress.com/2010/10/26/lista-de-boda-para-el-papa/ , hoy se ha presentado una especie de “TELETIENDA” con el mismo propósito, mediante un video promocional que simula los mensajes en los aviones y el catálogo de productos Duty Free a bordo.

Todo ello impulsado por el entorno del Arzobispado de Madrid que dirige el cardenal reelecto Rouco Varela, que trabaja para dar brillo y esplendor a un  acontecimiento que, según estimaciones oficiosas, costará cerca de 40 millones de euros.

Pero la acechanza del “maligno” no se detiene y parece obtener frutos, incluso con Rouco Varela, o al menos con quienes han confeccionado el cartel de la tercera vía de acceso a la pasta, mediante paganos o patrocinadores, a los que como es costumbre se compensa publicitándolos en diversa cartelería.

Porque no puede ser obra de otro el hecho de que, bajo el lapidario “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” (que parece más un eslógan para el Colegio de Arquitectos) se ha presentado toda una variopinta fauna de marcas y empresas, entre las que podemos ver desde numerosos logos de meapilas de toda la vida, oportunistas varios, nuevos conversos tecnológicos, bebidas alcohólicas, delincuentes habituales como bancos de botín seguro y Ruiz Mateos representado por su radio, gobierno de la Comunidad de Madrid por devoción propia, gobierno del Estado sin saber a cuento de qué, en fin todo un alarde de rancia caspa hispánica con aspiraciones a garantizarse el más allá.

Pero entre todo este ganado de diferente pelaje, llama la atención por pintoresco y supongo también por inadvertido, el logo de una empresa, asociación, entidad o lo que sea que sobre su denominación “Su imagen” exhibe desafiante uno de los más tradicionales símbolos lésbicos, cual es la unión de las dos manos formando una imaginaria vagina. Véanlo:

LISTA DE BODA PARA EL PAPA

Los organizadores de la llamada “Jornada Mundial de la Juventud” que se celebrará el mes de agosto de 2011 en Madrid han puesto en marcha una ingeniosa iniciativa para captar el costoso dinero que cuesta traer al jefe de la secta. Se trata de una página web en Internet (http://www.muchasgracias.info), que funciona como «una lista de bodas» para el Papa.
Las personas interesadas pueden acceder a esta página y con un simple ‘clic’ donar 30, 60 ó 100 euros, o incluso fijar él mismo la cantidad que desee. Pero la web también permite determinar, como si de una lista de bodas se tratara, el destino concreto del dinero. Por ejemplo, se puede donar desde 60 a 100 euros para el cáliz, el incensario, el portaincensario y la patena del Papa, los candelabros del altar principal y las estolas para ministros de la Comunión y la Penitencia.

Eso está bien, y yo -emulando a aquel aldeano del chiste- aportaría gustosamente unos buenos dineros para la capa del Papa pero, con una condición…, lo caparía yo.