Nuestros muros I

Denunciamos con la mayor energía la desvergonzada iniciativa del nuevo presidente de los EE.UU. en su empeño por seguir avanzando en la construcción de ese muro que ya parcialmente tienen levantado en la frontera con México, así como a su cínica reivindicación de la validez del la tortura “porque funciona”. Pero esto no nos puede hacer olvidar que España es pionera en esa perversa política de tratar de segregar a las personas más pobres y desvalidas tras criminales y desgarradores muros y vallas

.

Así es, ya que a partir de mediados de los años 90 el Gobierno español levantó 8,2 km. de alambrada en Ceuta y 12 km. en Melilla que se han ido “perfeccionando” para ser más eficaces en su brutal misión.  Gran parte de esa tarea se la confían a la empresa European Security Fencing radicada en Cártama (Málaga), que presume de ser la “única fabricante de concertina en Europa” y que tiene la miserable misión productiva de imaginar, diseñar y fabricar las “concertinas” más asesinas capaces de desgarrar la piel y órganos de las personas que, sabemos -que a pesar de su peligrosidad pero movidas por la desesperación-, van a intentar escalar tales vallados.

captura-de-pantalla-completa-31012017-164031-bmp

Creo no exagerar lo más mínimo, en cuanto que es esta misma perversa empresa malagueña la que sin ningún pudor presenta su amplia gama de asesinas cuchillas en su página web:

concertinas-tipos

Estas asesinas alambradas, forman parte fundamental de las vallas de Ceuta y Melilla que como sabemos están situadas de la siguiente manera:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuentes:

Concertinas: European Security Fencing
Mapas: Wikipedia

Trump, un malvado de cómic, en el mundo real

Un personaje atrabiliario, machista, misógino, homófobo, racista, xenófobo, islamófobo, aporófobo, violento, iletrado (confiesa que no lee), y con muchas despreciables características más, ha alcanzado la presidencia de los EE.UU.
En definitiva, el más perverso y retorcido de los personajes imaginados por cualquier buen guionista, se ha encumbrado al poder real del país más poderoso de la tierra.

Su primera semana, plagada de disparates como la propuesta de legalizar la tortura y otras barbaridades más se resume así:

Árabe, musulmán, islámico, islamista y… el ISIS, errores y diferencias

Este post es, en parte elaboración propia y en gran parte refundiciónde otros que están en la red y que se reseñan al pie del artículo, así como precisiones y/o correcciones que han ido aportando los lectores. Mi agradecimiento a todos ellos.

Transición página
Frecuentemente naufragamos con esta terminología, incluso -y muy especialmente-, desde los medios de comunicación donde se cometen grandes errores, como por ejemplo llamar “árabe” a cualquier musulmán, o incluso “islamista”.

Este artículo se adentra en terrenos movedizos, por términos no siempre bien definidos o traducidos y, en medio de todo ello conviene no perder de vista la “Islamofobia” que se desata bajo cualquier pretexto, y sobre todo con las acciones de violencia de origen islamista, así como la construcción política de esa fobia a la que han contribuido algunos estados, medios de comunicación y partidos políticos europeos recientemente, llegando incluso a dictar normas en base a unos supuestos “principios de laicidad” como por ejemplo contra el velo islámico, que han generado a la postre la hostilidad contra todo lo islámico y por extensión contra lo musulmán.

Y desde los ámbitos religiosos, se olvida que la religión musulmana es parte de las culturas europeas desde hace trece siglos, los intentos de reescribir la historia intentan borrar una y otra vez su legado y su influencia. La religión musulmana es descrita como extranjera, ajena, exterior, bárbara…, es “el otro”. Y en paralelo se construye el mito del cristianismo como la religión de “los europeos”.

Pues bien, aún así y con todas las cautelas, ya que aquí también puede haber errores puesto que no hay consenso en conceptos entre las fuentes del islam y el mundo occidental, nos adentramos en este interesante terreno.

Vayamos por partes, de más sencillo a más complejo.
Sigue leyendo “Árabe, musulmán, islámico, islamista y… el ISIS, errores y diferencias”

Estado Islámico, el hijo descarriado del salafismo saudí

El arabista Ignacio Álvarez-Ossorio aporta claves para entender qué es el Estado Islámico, cómo se creó, cuáles son sus recursos y los intereses en juego en la región.

Francisco Fernández desde Túnez
¿Cómo se forma el Estado Islámico? ¿Cuáles son sus antecedentes? ¿Quiénes lo constituyen?

Nació en la primavera de 2013 cuando Abu Bakr al-Bagdadi decidió, de manera unilateral y sin consultas previas, unificar el Estado Islámico de Iraq (EII) con el Frente al-Nusra, una organización satélite creada un año antes con el propósito de combatir en la guerra siria. Aunque los integrantes de este frente procedían originariamente del EII, lo cierto es que fueron ganando autonomía y se hicieron con el control de vastas zonas del país, sobre todo en las provincias de Alepo, Raqqa y Deir Zor. De ahí que este grupo rechazase la unificación y jurase lealtad a Al-Qaeda. En realidad ambos grupos guardan múltiples similitudes, ya que consideran que libran una yihad contra un régimen apóstata y persiguen la instauración de un califato islámico regido por la sharia. Sus diferencias, por lo tanto, no son ideológicas ni doctrinales, sino más bien basadas en las rivalidades personales. De hecho muchos de los militantes de al-Nusra no han tenido inconveniente en abandonar sus filas para incorporarse al Estado Islámico (EI) a medida que extendía su autoridad por nuevos territorios tanto en Siria como en Iraq. En ambos casos, al menos la mitad de sus combatientes son extranjeros provenientes en su mayoría del mundo islámico, pero también de los países occidentales (incluida España).

Sigue leyendo “Estado Islámico, el hijo descarriado del salafismo saudí”